DE BORBONES Y PEPAS, por Floren Dimas

Su Egregia Decrepitud, don Juan Carlos I, que se apunta a un bombardeo en un vano intento de hacer que el respetable desvíe su atención de los líos en que anda metida su Real Casa, ha aprovechado el evento del 200 aniversario de la Pepa, para aparecer en el No-do de los telediarios, como el campeón en la defensa de la soberanía que emana del pueblo, según reza en la decimonónica Sanción de 1812.

Luce su Excelsa Decadencia una memoria de mosquito, al olvidarse de que su venerable tatarabuelo Fernando VII, en cuya herencia genética funda la legitimidad y legalidad de su reinado, después de jurar aquella constitución, al poco se desdijo, y apoyado en las cien mil bayonetas prestadas por el europeísta Metternich, procedió a fusilar a los mismos que se jugaron la vida luchando por él contra los franceses, invocando el cándido deseo de verle pronto regresar como Fernando “el Deseado”.

Cayeron bajo el fuego de los pìquetes fernandinos, del general Riego para abajo.

Así que “el Deseado” se deshizo de la Pepa, se lanzó a la caza y captura de aquéllos que acudieron al llamamiento del alcalde de Móstoles, haciendo lo propio con algunos de los jefes guerrilleros, a los que tras ascenderlos a coroneles y generales, mandó fusilar por el atrevimiento de hacerle poner la mano sobre la Pepa, como un nuevo remedo del juramento de Santa Gadea de Burgos.

Sirva de recordatorio citar que, para premiar a los que le ayudaron a capturar a los patriotas que lucharon por él en la Guerra de la Independencia, creó la Medalla y Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, una de las más inicuas condecoraciones que se continúan otorgando en el ámbito militar, Orden y de la cual es Soberano el actual Rey de España.

Visto lo cual, uno se pregunta qué pinta el matarife elefantino de Zimbawe en el evento gaditano, sin postrase antes de rodillas ante un ejemplar miniado de La Pepa, implorando perdón histórico, y abjurando de la infausta Memoria Histórica de su tatarabuelo, aquel que mandó asesinar a algunos de los diputados que redactaron el tan celebrado documento, objeto de tanta algarabía conmemorativa.

Un Borbón fue el que derogó la constitución de 1812 y el nieto de su nieto, es el que subsiste detentando la corona, pese a que la única Constitución legal que tiene España, descontando el golpe de estado de 1936, y el trágala antidemocrático de 1978, es la republicana de 1931.

Borbón fue el traidor perjuro de la Pepa …y Borbón es el que monarca aún no ha jurado la constitución-trágala de 1978, ¿porqué…?, porque él ya ha prestadó juramento ante otra constitución, ¡¡la de Franco!!.

Calabardina-Águilas, 26 de noviembre 2012
Floren Dimas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s