Los nuevos retos: la marcha del 22M y las elecciones europeas

Por Julio Iglesias.

“Cuanto más puede y tiene uno que liberarse del mito del catastrofismo y de la conquista del poder estatal por parte de una minoría jacobina que aprovecha la ocasión, tanto menos se puede encomendar a una sucesión de revueltas dispersas o pequeñas reformas que espontáneamente se constituyan en una gran transformación”

Lucio Magri (2009) “El sastre de Ulm”

logodocumentosRPSEn este 2014 el conjunto de la ciudadanía nos enfrentaremos a numerosas dificultades: los distintos recortes sociales y laborales que continúan su larga marcha y, al mismo tiempo, una nueva fase de recortes de derechos y libertades (ley de seguridad ciudadana, ley de seguridad privada, ley del aborto) que parece la forma en la que el Gobierno de Rajoy quiere responder la insatisfacción ciudadana ante la situación económica y social del país.

El año además tendrá una cita central para los partidos del régimen: las elecciones europeas de mayo de este año. La cita viene marcada por la pérdida de peso electoral de los partidos del bipartidismo (PP-PSOE) y por el ascenso a izquierda y derecha de alternativas (IU- UPyD). No obstante, las Elecciones Europeas van a tener que vencer la indiferencia y el hartazgo de gran parte de los ciudadanos hacia una Unión Europea que es corresponsable de las políticas de ajuste y austeridad (reformazos y tijeretazos) que han dejado a nuestro país en una auténtica emergencia social.

Esa emergencia social se expresa en los números que bailan al compás de un sistema económico criminal( el número de desahucios, el número de parados, el número de familias sin ningún ingreso, el número de familias que les cortan el agua o la luz, el número de personas en la exclusión social, los que no disponen de tarjeta sanitaria, los que no pueden acceder a becas..etc) Y esta emergencia social dificulta en muchos casos la asociación de las personas que estamos en problemas para buscar una solución colectiva. Sin embargo, aun con estas dificultades, en nuestro país se han extendiendo las redes de solidaridad y apoyo mutuo desde los afectados por las hipotecas, los desempleados o los jóvenes sin futuro.

El 22M: ¿Qué hacer?

En este contexto surge una iniciativa que pretende marcar un antes y un después en la organización de la ciudadanía para mejorar su situación: están aquí las marchas por la dignidad. Parten del apoyo de la mayoría de asociaciones de desempleados de España y buscan visualizar su situación en la capital de España después de recorrer de punta a punta el territorio nacional. La inercia de los recortes y reformas que venimos sufriendo enseguida amplia los objetivos: la lucha contra el paro no se puede separar de la defensa de los derechos sociales, de la educación, de la sanidad, de los servicios sociales y del fin de la represión al movimiento popular.

Ha dado sus primeros pasos un movimiento social unitario que pretende dos objetivos: (1) situar la cuestión de que la mayoría social pide soluciones, pide el fin de los recortes y las reformas , y pide trabajo y (2) conseguir aumentar la asociación de los desempleados en cada barrio y en cada pueblo.

En nuestra Región, la marea por el empleo decide que sea la Marcha de mareas (que agrupa a decenas de colectivos sociales, políticos y sindicales de todo índole) quien asuma la coordinación de la protesta. La idea va en consonancia con los objetivos propuestos y supone un intento de unificar las luchas para avanzar en la construcción de una sociedad en beneficio de la mayoría.

La Marcha del 22 M se va a producir en un contexto europeo especialmente complicado. En tiempos de crisis se produce un rebrote de la xenofobia, el racismo y el fascismo que, con un lenguaje pseudorevolucionario, pretende capitalizar el descontento y constituirse en la mejor solución para las clases dominantes para frenar la movilización y organización popular. Los indicios se acumulan: grupos xenófobos y fascistas obtienen crecimientos electorales en diversos países europeos, en muchos casos lideran la lucha contra la Unión Europea como es el caso de Le Pen y Wilders y su partido antieuropeo, sectores de la burguesía nacional en Grecia o Reino Unido se suman con propuestas antiUE de perfil reaccionario, el gobierno francés expulsa rumanos y criminaliza a inmigrantes, al tiempo que sectores de los gobiernos de Reino Unido o Alemania se oponen a que rumanos y búlgaros puedan moverse libremente por la UE. “Amanecer dorado” crece como una fuerza con base electoral y capacidad de movilización, y sobre todo con capacidad de prender la calle hasta llegar al asesinato como ya ha sucedido con la muerte del rapero antifascista griego. En España los grupos xenófobos intentan orientarse por un lado con un discurso de matriz revolucionaria, con ataques a los bancos y grandes empresas, al tiempo que buscan ampliar su base social ayudando a familias españolas a paliar su difícil situación. Han aprendido del cambio de rumbo que Marine Le Pen le dio al Frente Nacional francés, desarrollando una fuerte retórica revolucionaria y en contra de las grandes empresas al tiempo que atacan a la inmigración y al movimiento popular.

A su vez las posiciones de estos partidos neofascistas son apoyadas por los partidos del régimen de los distintos países, recordemos el giro xenófobo de Sarkozy, las actuaciones del gobierno francés recientes, el apoyo de distintos países UE (en especial Alemania) a la oposición ucraniana en la que juega un papel fundamental la organización neonazi “ Svodoba” y en general, el endurecimiento de las legislaciones en los distintos países europeos.

Es cierto que ha habido actuaciones positivas, por ejemplo el “ cordón sanitario” que los partidos franceses intentan imponer al Frente Nacional, la prohibición de las actuaciones del humorista francés antijudío en Francia por el Ministro de Interior Manuel Valls o la detención de distintos miembros de la dirección de “ Amanecer Dorado”.

Pero debemos aprender del siglo XX y del proceso de ascensión del fascismo en aquella época. ¿Qué enseñanzas podemos extraer?

  1. El movimiento fascista no es un movimiento “indignado” de capas populares que posteriormente es utilizado por la burguesía. Es desde su origen un movimiento de carácter reaccionario, chovinista, contrarevolucionario que cobra importancia para las clases dominantes para frenar el desarrollo del movimiento popular hacia la ruptura con el régimen. Es un movimiento perteneciente a las clases dominantes y que defiende sus interés. Amanecer Dorado más allá de su retórica “ antisistema” vota en el Parlamento a favor de todas las medidas neoliberales que proponen los partidos del régimen griego.

  2. El fascismo no es un gobierno más, es un cambio profundo en la estructura de poder estatal. Nace en continuos enfrentamientos con otros grupos políticos favorables al régimen, enfrentamientos que     ocasionan también enfrentamientos violentos entre estos grupos. Aunque como decimos, el fascismo es un cambio profundo en el poder estatal y no simplemente un cambio de un gobierno por otro. Se ve favorecido por las distintas medidas reaccionarias que toman los actuales gobiernos y la asunción de cierto discurso fascista y xenófobo por las fuerzas políticas (en España tenemos toda una legislación ya mencionada de restricción de libertades, e incluso propuestas de distintos alcaldes como el de Badalona)

  3. El fascismo para ser útil a las clases dominantes necesita prender en el alma de las clases populares. Lo hace con una retórica anticapitalista y antisistema, apoyándose en los instintos mas básicos de las clases populares y organizando a los trabajadores en su alternativa reaccionaria empresa a empresa, barrio a barrio.

Aunque el fascismo no es todavía una alternativa de poder en toda la UE, tampoco en nuestro país, las medidas reaccionarias, los tics xenófobos y racistas están ahí y vienen para quedarse si no lo evitamos. Si se quedan, serán la base para que el fascismo “conquiste el Estado” cuando las condiciones maduren para ello. En todo esto, la izquierda y los movimientos sociales tienen su responsabilidad. Sin ánimo de ser exhaustivos: una posición meliflua ante la UE a la que se sigue considerando “reformable”, una posición dubitativa ante el propio régimen español al que no termina de verse como un enemigo de los derechos y las libertades de la mayoría social, un sectarismo entre distintas organizaciones y a su vez de las organizaciones con la gente que aleja a la izquierda de los problemas comunes y de las realidades que se viven en los barrios y pueblos; y un escaso interés por aprender y estudiar las distintas experiencias que actúen de brújula para la actual situación.

La marcha del 22M puede ayudarnos a superar esta situación y sus consecuencias. Las consecuencias no son pocas una creciente separación del movimiento sindical y el social, la necesidad de aumentar la asociación de los desempleados, de los precarios, de los trabajadores para constituir un movimiento social fuerte que pueda disputar las almas de las clases populares al régimen y al fascismo y la necesidad de empezar a hablar en términos políticos, adaptados al nivel de conciencia actual, porque nuestra precariedad, nuestra pobreza, nuestro desempleo es fruto de decisiones políticas. ¿Cómo conseguir superar todas estas consecuencias? ¿Podemos exigirnos tanto?

  1. Ningún gobierno de “izquierdas”, ningún frente de resistencia u otra fórmula similar nos va a sacar de esta situación. Al menos no lo va a hacer si no existe un fuerte movimiento social que se marque unos objetivos políticos mínimos, al tiempo que lucha por su vida. Sin construir (o reforzar donde ya existen) empresa a empresa, barrio a barrio, facultad a facultad, organizaciones de masas que combinen la defensa de los derechos básicos con propuestas políticas que supongan el desgaste del régimen, jamás saldremos de esta situación de emergencia social. No hay atajos.

  2. Las clases populares sufrimos cierta horfandad. La izquierda, en unos casos por limitarse a la gestión de la miseria, en otros por ser  “maximalista” y separarse del movimiento real, apenas supone un obstáculo para el recorte continuo de derechos y libertades. Esta horfandad a veces se quiere solucionar de manera precipitada, intentando que cada movimiento, que cada lucha asuma unos objetivos que superan sus competencias, desprestigiando las pequeñas batallas las que permiten aliviar la situación. Las organizaciones políticas no podemos ni debemos trasladar nuestras limitaciones al movimiento popular en ebullición, al revés debemos contribuir de manera honesta a que vaya superando obstáculos. No va a caer antes el régimen porque decretemos su caída en cada movimiento de masas, caerá cuando sepamos ligar los problemas concretos a alternativas políticas que nos permitan avanzar.

  3. Las alternativas que nos permiten avanzar van a cambiar mucho, y más en estos tiempos. Además, siempre se van a enfrentar a los “recuperadores”, es decir, a la posibilidad de asimilación por el propio régimen para limitar el potencial de cambio. Pero al mismo tiempo sin estas alternativas no hay posibilidad alguna de avanzar, ni de poder ligar la lucha por la vida con la consecución de una sociedad de iguales, en igualdad, libertad y fraternidad.

Por ello, el 22M es una oportunidad y una necesidad. Es una oportunidad para tumbar desde la calle, desde el movimiento de masas, al gobierno actual. Esto sitúa un objetivo político asumible al nivel de conciencia actual, permite ligar al movimiento sindical y al movimiento social en un objetivo común, unifica a todos los sectores que luchan en una opción de cambio. Evidentemente que tumbar al gobierno, “dimitirle”, no va arreglar todos los problemas pero va a abrir la posibilidad de la transformación política, de la satisfacción de las necesidades populares, más allá de los discursos revolucionarios, de las consignas vacuas y también de la política del “ mal menor”.

Las elecciones europeas ¿Qué hacer?

Construir desde abajo un movimiento social empresa a empresa, barrio a barrio que permita asociarse a la mayoría social desprovista, en muchos casos, de instrumentos para actuar. Que este movimiento se marque objetivos políticos, que permitan avanzar en la práctica el combate contra el régimen, y además que todo este proceso suponga un frente fuerte que rompa la posibilidad del fascismo de “ conquistar el estado”. Tales son a nuestro modo de ver las tareas actuales. Entonces ¿Por qué conformamos una organización política que considera innegociable la ruptura con el régimen?

En los distintos debates, reuniones y encuentros que hemos tenido en los últimos tiempos con diversas fuerzas políticas y sociales casi siempre insistíamos en un aspecto: ninguna alternativa política y/o electoral va a recibir nuestro apoyo si no se plantea hoy la cuestión de la ruptura con el régimen, la cuestión de la construcción de la república de los trabajadores.

¿Por qué exigimos en las elecciones romper con el régimen y consideramos que en el movimiento social debe prender el lema “ gobierno dimisión”?

Nosotros consideramos que, en la actual situación, la necesidad de ofrecer alternativas electorales es acuciante. Esto es así porque una parte sustancial de la población sigue considerando los parlamentos (y por ende las elecciones) lugares desde los cuales mejorar sus vidas. Al mismo tiempo sin militantes dentro de las instituciones que denuncien la farsa, que ataquen los pilares de un régimen que cae a pedazos y que conquisten las almas de las clases populares, sin eso la labor política y social estará incompleta. Necesitamos resortes que desde dentro empujen al régimen hacia su extinción.

Por tanto, consideramos que en la batalla electoral, en la batalla por las instituciones no nos podemos permitir tropezones, no podemos confiar en soluciones como “ gobiernos de izquierda” que al final se dediquen a la gestión de los recortes y reformas. ¿Por qué? Porque si hacemos esto paralizaríamos (o al menos ralentizaríamos) la posibilidad de transformación, de desarrollo de lucha social que se produce en la calle, en los movimientos, en los sindicatos.

Por esto, para nosotros es fundamental presentar una alternativa política y electoral con un mensaje claro y conciso, sin titubeos, que no se limite a recoger las reclamaciones de la calle, sino que oriente a los ciudadanos en su combate contra el régimen. No se trata de no solucionar los problemas concretos de los ciudadanos, ¡claro que queremos solucionarlos!, y no vamos a rechazar ninguna medida que pueda paliar la difícil situación que viven las clases populares, pero pensamos que la salvación de las clases populares sólo puede ser obra de ellas mismas, y que eso supone en la práctica el desarrollo de un amplio movimiento social con aspiraciones de construir otra sociedad. No podemos hipotecar esa caudal político renunciando a nuestra labor de ofrecer una alternativa política seria y rupturista, no nos lo perdonaríamos.

La actual situación de postración de la izquierda política es grave. Existen múltiples ejemplos de cómo las “ gestiones de izquierda” en distintas regiones de Europa han supuesto un freno al avance de conciencia del pueblo. El ejemplo de DIE LINKE en algunos “ land”, la moderación en el discurso de la propia SIRYZA, las recientes actuaciones del gobierno socialdemócrata de Hamburgo, los efectos del pacto entre PSOE-IU en Andalucía. Los alivios que esos gobiernos pudieron suponer para las clases populares se han convertido en desorientación ante la aceptación del orden impuesto por las grandes empresas y bancos, por la ausencia de un relato distinto al hegemónico que permitiera acompañar el esfuerzo de defensa de las condiciones de vida que desarrollaba la población

Caminando sobre dos piernas

Consideramos que nuestra tarea fundamental es el desarrollo de organizaciones amplias de masas en los distintos sectores, creándolas unitariamente cuando no existan y fortaleciendo las existentes.Creemos que cada vez más y más sectores deben incorporarse a estas organizaciones, sindicarse, asociarse, participar en la vida social y política construyendo un discurso de mayorías.

Es importante la unidad de todos estos movimientos, sindicatos y organizaciones en un frente que plantee objetivos políticos asumibles. Que permita avanzar políticamente a estos movimientos pero que no genere debates que van a llevar a la “ desafección” de la organización a amplios sectores que aún no están preparados para asumir estos debates. En la actual situación creemos que el descrédito profundo del gobierno y sus actuaciones en contra de la mayoría social lo sitúan como el principal enemigo, por eso apoyamos que el conjunto del movimiento sindical y social estimule la demanda de la dimisión del gobierno y que la estimule con resueltas acciones de masas de carácter pacífico que visualicen que son un gobierno que trabaja para una minoría, por tanto un gobierno antisocial.

Trabajamos además para que los distintos movimientos de base asuman reivindicaciones de carácter democrático como la derogación de las actuales leyes de seguridad ciudadana, seguridad privada y el conjunto de la legislación antisocial que pretende convertir un problema social en un problema de orden público, y que abra el camino a formas fascistas de dominación.

Consideramos que en todo este proceso tenemos el deber de crear un amplio movimiento político unitario, que participe en las elecciones, y que plantee de manera firme la necesidad de romper con el régimen, abrir un proceso democrático y construir la III República.

Y necesitamos todos esos instrumentos, un movimiento social fuerte sin un movimiento político amplio sobre bases rupturistas, puede ser una base de masas en la que se asienta en el futuro el fascismo al asalto del Estado. Del mismo modo un movimiento político de carácter republicano sin un movimiento social amplísimo e imbricado con el movimiento sindical, será barrido por la reacción y podría dar inicio a los “ tiempos oscuros”.

Necesitamos las dos piernas para caminar, y la marcha del 22M y las Elecciones Europeas, nos dan excelentes razones para comenzar paso a paso la lucha por nuestro futuro.

Julio Iglesias

10 de enero de 2013

Descargar artículo en PDF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s