5.977.300 de parados. 1º de Mayo: Día del trabajo sin trabajo

Un 1º de Mayo de 1.886 volaba de mano en mano entre los trabajadores de Chicago una octavilla que decía:

“Un día de rebelión, no de descanso. Un día en que con tremenda fuerza la unidad del ejército de los trabajadores se moviliza contra los que dominan el destino de los pueblos de toda nación. Un día de protesta contra la opresión y la tiranía, contra la ignorancia y la explotación. Un día en que comenzar a disfrutar de 8 horas de trabajo. A lo largo de la historia el origen de la propiedad privada ha sido la violencia. La guerra de clases ha llegado…”.

Un 1 de Mayo salieron los obreros a manifestarse por sus derechos, allí estaban, con sus mujeres y sus hijos. Para ellos querían las 8 horas, para poder estar con su familia, para poder ver a sus hijos, para leer y formarse, para poder compartir la vida y sus sueños con sus mujeres. Pero sus justas reclamaciones fueron violentamente reprimidas por la policía con varios muertos. Tres días después se convocó otra manifestación y esta vez la represión fue peor. El saldo final fue de 80 trabajadores fallecidos y la detención de dirigentes sindicalistas con los que se intentó escarmentar a toda la clase trabajadora, siendo condenados a la horca. En el juicio uno de ellos declaró: “¿por qué razón se me acusa de asesino? Por la misma razón que tuve que abandonar Alemania, por la pobreza, la miseria y la humillación de la clase trabajadora. Mi más ardiente deseo es que los trabajadores sepan quién es su enemigo: el capitalismo. Si la muerte es la muerte es la pena a nuestra ardiente pasión por la justicia y la libertad de la especie humana, entonces, yo les digo muy alto, disponed de mi vida”.

En la Conferencia Internacional de Trabajadores reunida en París en 1889, se acordó fijar el 1º de Mayo, como el Día del Trabajo, una jornada que deberá ser para la lucha y el recuerdo de los llamados “mártires de Chicago”.

La historia oficial minimiza la importancia y sentido de las acciones heroicas que realizaron estos trabajadores (en su mayoría inmigrantes) por la reducción de la jornada laboral y las condiciones de vida de los obreros.

Este 1º de Mayo debe servir para mostrar con fuerza nuestro firme rechazo a la actual situación socioeconómica. Irónicamente, cuando ha pasado más de un siglo, estas conquistas obreras están siendo revertidas por gobiernos y multinacionales, pero sin llevar a nadie a la horca. Ahora es más sutil, nos hablan de mercados y de primas de riesgo, para justificar la pérdida de derechos de los trabajadores y de las clases populares.

Más de un siglo después los trabajadores siguen explotados, humillados y criminalizados cuando salen a la calle a defender sus derechos. Una vez más estamos ante una lucha de clases y debemos continuar con la movilización, seguir en la calle para exigir la Dignidad de los Trabajadores.

Dado que ya no podemos esperar nada de este gobierno, este sistema y este Régimen, debemos tomar como referencia a estos mártires, para continuar en la lucha, para manifestarnos en contra de la oligarquía capitalista y sus intereses y defender los nuestros.

¡POR LA UNIDAD Y LA MOVILIZACIÓN DE LAS CLASES POPULARES!

¡POR LA REPÚBLICA DE TRABAJADORES!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s