Elecciones europeas 25M: Análisis urgente

Tras la jornada electoral del 25 de Marzo ha cambiado una única cosa, pero esta tiene importancia capital: ha cambiado nuestra manera de pensar en los procesos electorales. Parecía imposible que el paisaje electoral se modificara en lo mas mínimo. Acostumbrados a tragar con datos del PP por encima del 50 por ciento en muchas localidades, el mantra de “mucha manifestación paro al final ya verás come gana el PP” nos acompañaba en cada conversación de bar.

Y sin embargo la ostia que se han dado ha sido rebonica. Repasemos el rosario de alegrías en forma de bajadas peperas que nos ofrecen las europeas:

  • España: 26%
  • Andalucía: 26 %
  • Canarias: 23%
  • Comunidad de Madrid: 30 %
  • Navarra: 25%
  • Comunidad Valenciana: 29%
  • Región de Murcia: 37%

La caída de votos del partido del gobierno es espectacular en todos los lugares. Por su parte el PSOE no consigue subir y sigue perdiendo votos en una sangría que parece sin final. El bipartidismo (PP-PSOE) no consigue ni la mitad de los votos en estas elecciones y el PP gana las Elecciones con una victoria pírrica.

La vicepresidenta del Gobierno presentó los resultados y dio los dos argumentos clave que el PP ha utilizado para matizar su descalabro: el Partido Popular Europeo gana las elecciones en Europa, el PP las gana en España, es el único partido europeo en el gobierno que consigue ganarlas. En otras circunstancias podría funcionar pero hoy ya no. La política son símbolos y el símbolo fue que los dirigentes del PP no salieron al balcón de Génova a celebrar su pírrica “victoria” y ni un simpatizante se acercó a celebrarlo en la calle. Ayer la tónica en la sede pepera era incredulidad y miedo.

Ni la supuesta recuperación económica, ni los cantos a la exportación, ni las escusas de la Troika han valido para mucho. El PP se va hundiendo arrastrado por la marea de indignación que han levantado las políticas al servicio de unos pocos, y, sobre todo, hundiendo por el trabajo y la constancia de todos los que día a día se movilizan y organizan (cada vez más y mejor) para luchar contra esas políticas.

El bipartidismo está herido

Los resultados electorales indican claramente esta realidad: el bipartidismo hegemónico no podrá seguir funcionando como hasta ahora. Tras las europeas, se desencadenarán las hostilidades en ambos partidos para intentar su recomposición de cara a las Municipales y Autonómicas, donde se juegan mucho poder local y mucho dinero. El bipartidismo está herido, necesita modificar su composición para recomponerse en este ciclo electoral que recién empieza, pero no lo olvidemos: el bipartidismo aún no está muerto. Aún mantiene un buen número de votos y sobre todo, una estructura muy asentada en ciudades y pueblos regada de clientelismo y favores. Aún es capaz de moldear, parcialmente, la conciencia de la gente.

La herida del bipartidismo es una gran noticia por pura higiene democrática pero pensemos más allá ¿por qué es importante que caiga el bipartidismo? Fundamentalmente porque sitúa a las fuerzas políticas y sociales de la izquierda como la oposición a las políticas de ajuste y austeridad. Elimina el falso dilema entre elegir al PSOE como cara amable del régimen o al PP.

Además la herida del bipartidismo descompone al régimen porque le impide gobernar como hasta ahora. Hacer caer el bipartidismo es descomponer el régimen, desbaratarlo y posicionar claramente la ruptura con el Régimen como principal alternativa para salir de la crisis. Es en este sentido, de abrir espacios para la ruptura donde los resultados electorales nos ofrecen perspectivas alentadoras.

Es en este sentido de conseguir dificultar la gobernabilidad de recortes y reformas, de descomposición del régimen que les impida un “cierre en falso” a la crisis política que vivimos, y a largo plazo, abrir la perspectiva, creíble, de transformación revolucionaria.

Ahora bien, no podemos olvidar tampoco que la consigna contra el bipartidismo hoy esconde alguna trampa, una particularmente que encierra todo proceso electoral: la ilusión de que es a través de nuestros votos en las elecciones como resolveremos nuestros problemas. Uno puede derrocar a un gobierno en la calle o en las elecciones, pues al bipartidismo tiene que ser igual. La única manera de acabar con el régimen va a ser la de cambiar el delegacionismo por el compromiso. La representación institucional es importante para que el pueblo aprenda, pero esa representación institucional hoy tiene que estar ligada a los espacios donde la gente se organiza para resolver sus problemas y esos espacios tienen que ser más y mejores.

Por su parte, en ese espacio se desarrollan los “monstruos” como bien exponen los resultados en Francia, Hungría o Finlandia donde las opciones ultraderechistas se hacen fuertes. También crece el euroescepticismo de derechas como en Alemania (Alternativa por Alemania) y en Reino Unido (UKIP).

En España, esto aun no aparece pero lo hará si la izquierda no abandona su defensa de la UE como espacio de libertad y progreso, y va desarrollando un discurso crítico frente a la UE a un doble nivel: exigencia de que los Estados recuperen competencias e instrumentos cedidos a la UE, al tiempo que se rompe con los principales tratados que imponen la austeridad como “ vía única” para los países de Europa, y defensa de diversos reivindicaciones sociales a nivel Europeo como el salario mínimo europeo, obligaciones de gasto público social para los países miembros, etcétera.

La irrupción de PODEMOS: el voto “bronca”

El ganador de las elecciones es PODEMOS. En cuatro meses, se sitúa con cinco eurodiputados, limita la posibilidad de crecimiento de Izquierda Unida y ayuda al hundimiento del PSOE. El mensaje de la gente es claro: es un voto “bronca” contra los políticos “profesionales”, contra los recortes y la austeridad y refleja una base social amplia interclasista y plural ideológicamente a la que no le ilusiona ni IU ni UPyD y están cansados del bipartidismo clásico.

Su mensaje ha sido sencillo durante la campaña: defensa de la soberanía nacional y por tanto hasta cierto punto un discurso “ euroescéptico”, critica a los partidos mayoritarios, eclecticismo en cuanto a las definiciones ideológicas (eje derecha-izquierda) y un candidato que ha funcionado excelentemente bien a la hora de recoger voto de descontento. Como ya se ha analizado en numerosos espacios, PODEMOS mezcla un discurso claramente identificado con las luchas sociales, con la defensa de los servicios públicos, la lucha contra los recortes, la necesidad de romper con el actual régimen; con elementos con cierto matriz reaccionario como la critica a los partidos y los políticos “profesionales”, criticas a los “coches oficiales” y una impugnación genérica y sin carácter de clase de la corrupción política.

No se trataba de un cambio ideológico de Pablo Iglesias y sus compañeros (claramente alineados a la izquierda del espectro político) sino de un discurso perfectamente medido para atraer a algunos sectores escasamente de izquierdas. Así lo muestran los resultados electorales donde si bien han limitado un crecimiento mayor de IU, han conseguido votos en otros caladeros como los del PSOE y abstencionistas.

PODEMOS es hoy la gran noticia de las elecciones. Es una “máquina” electoral capaz de generar grandes resultados en un corto espacio de tiempo. Su potencialidad es su marca y su líder, y la posibilidad de atraer a cuadros de los movimientos sociales para las batallas electorales. No es, ni quiere ser, una organización para intervención en frentes de masas, es, como seguramente lo diría Pablo Iglesias, una “ interfaz” entre la sociedad civil y las instituciones. En ese sentido en la próxima fase electoral (Locales y Autonómicas) van a ser un actor de primer orden para conseguir listas unitarias a las Elecciones pero van a tener que esforzarse para conseguir una estructura organizativa (cuadros, órganos) que les permita participar en tantos lugares distintos.

No obstante, su éxito es doble: han canalizado el voto bronca hacia una opción dirigida por activistas de izquierdas consiguiendo laminar al PSOE y limitar a UPyD; y al tiempo obligan a IU a abrirse y a proponer espacios de unidad en lo electoral.

¿Y ahora qué?

La situación cambia. Las palabras de moda serán “generosidad” y “refundación”. Generosidad para unir a todos y todas en proyectos de cambio, y refundación para conquistar amplias mayorías sociales.

En muchos municipios de nuestra Región, la alianza de las fuerzas de izquierda (PODEMOS, IU, EQUO, CLIAS) sitúan una futurible coalición como principal partido de oposición al PP y con opciones de conseguir Ayuntamientos mediante acuerdos con otras fuerzas políticas. No obstante, la experiencia PODEMOS enseña que no se trata tanto de unir siglas como de construir, partiendo de esas siglas y en ello RPS tiene un importante papel, un proyecto en lo electoral que provenga de las luchas sociales, que se deba a ellas, y que consiga elaborar un discurso de mayorías que no renuncie a la necesidad de transformación revolucionaria, seña de identidad de la izquierda. Se trata, al fin, de incorporar los elementos positivos que PODEMOS ha puesto sobre la mesa, y que la gente ha ratificado. Al pueblo nos va, literalmente, la vida en ello

Nos toca ser coherentes con nuestro proyecto. Es decir:

  • Organizar a la gente en base a sus intereses inmediatos al margen de cual sea la sigla política en la que se encuadren. Ayudar al avance del conciencia de las masas que haga posible la ruptura.
  • Construir unidad de las luchas en base a objetivos políticos mínimos que genere poder popular en barrios y pueblos.
  • Convertir ese poder social en poder político, y uno de los medios que tenemos para eso son candidaturas unitarias construidas municipio a municipio, contando con todos y todas, basado en un programa de ruptura pegado a la gente y sus luchas.

Esa es nuestra tarea, las Elecciones nos abren un escenario mas favorable para ello ¡Aprovechémoslo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s