Sobre la unidad de la izquierda

por Elia Olgoso

Ante la situación de grave crisis por las que atraviesa España, se pone de manifiesto la urgente necesidad de construir un bloque social de izquierdas con el objeto de frenar las políticas neoliberales, los recortes sociales y la corrupción institucional.

La Historia de España nos enseña que, en momentos de graves crisis y posibles cambios, las fuerzas más progresistas del país, siempre se han unido.

Así ocurrió con la Huelga General de 1.917, que unió a las fuerzas republicanas, la CNT, UGT Y PSOE, que constituyeron un frente común ante la profunda crisis social y el corrupto régimen monárquico.

Después, en 1.931 volvieron a unirse, no sin dificultades, con el objetivo de alcanzar la implantación de la República, en el llamado PACTO DE SAN SEBASTIÁN.

En 1.936, surgió nuevamente esta alianza en el llamado FRENTE POPULAR, donde convivieron partidos republicanos, socialistas y comunistas. Había que lograr frenar a una derecha antirepublicana y el avance del fascismo.

La situación política era crítica a mediados de 1. 930. La dimisión de Primo de Rivera y su recambio por Dámaso Berenguer no habían solucionado los problemas políticos y sociales del país, incrementado por la crisis económica del 29. La monarquía ya no era viable como sistema político.

El 18 de agosto 1. 930 tuvo lugar una reunión, promovida por Alianza Republicana, en San Sebastián. Asistieron los partidos republicanos, nacionalistas y socialistas. Se acordó la estrategia para poner fin a la monarquía de Alfonso XIII y proclamar la República. La convergencia de los republicanos entre sí y con los socialistas no fue fácil. Las divergencias entre ellos eran grandes, pero a pesar de las dificultades, terminó por cuajar en el “Pacto de San Sebastián”. Fue el principio del fin de la Monarquía y el camino hacia la República.

De esta reunión no hay “acta oficial”, pero se sabe que los acuerdos fueron: necesidad de acabar con la Monarquía, Amnistía de los presos políticos, organización autonómica del Estado, establecer una República, avalar la libertad religiosa y política y la conformación de un “Comité revolucionario” que se encargaría de dirigir la caída del régimen.

En Noviembre decidieron redactar un manifiesto dirigido a la Nación:

“¡Españoles!

Surge de las entrañas sociales un profundo clamor popular que demanda justicia y un impulso que nos mueve a procurarla. Puestas sus esperanzas en la República, el pueblo está ya en la calle…Cuando pedíamos justicia se nos arrebató la libertad, cuando hemos pedido libertad, se nos ha ofrecido como concesión unas Cortes amañadas, resultantes de un sufragio falsificado convocadas por un Gobierno de dictadura, instrumento de un rey que ha violado la constitución y realizadas con la colaboración de un caciquismo omnipotente…

Venimos a derribar la fortaleza en que se ha encasillado el poder personal, a meter a la Monarquía en los archivos de la Historia y a establecer la República sobre la base de la soberanía nacional representada en una Asamblea Constituyente.

De ella saldrá la España del porvenir…Entre tanto, nosotros, conscientes de nuestra responsabilidad, asumimos las funciones del Poder Público con carácter de Gobierno Provisional.

¡VIVA ESPAÑA! ¡VIVA LA REPÚBLIA!

N, Alcalá Zamora, M. Maura, Largo Caballero, F De los Ríos, Indalecio Prieto, M. Azaña, A. Lerroux…”

Este Pacto fue la base del entendimiento entre los distintos sectores unidos contra la monarquía y su Régimen.

Cuando se instauró la II República a raíz de las elecciones municipales del 31, existía ya una gran masa popular que apoyaría esa república y un poder republicano que conjuntaba casi por completo a las fuerzas de oposición. De ahí que no hubiera problemas sobre el carácter político del nuevo régimen. El Gobierno existía desde hacía un año y solo precisaba de la ocupación de los instrumentos del mando para cambiar su nombre de “comité revolucionario. ”

En las elecciones municipales de Abril del 31, esa coalición surgida del Pacto SS, ganaría las elecciones y tras proclamar la República el 14 de Abril, el Comité revolucionario republicano-socialista se convierte en Comité Político de la República, con N. Alcalá Zamora como Presidente.

Nombra ministros del Gobierno a los miembros del Comité revolucionario: Lerroux, Azaña, I. Prieto, Maura, L. Caballero…)El programa básico de este Gobierno Provisional: Amnistía para los delitos políticos y preparar elecciones , de las que surgirán las Cortes Constituyentes, que serán las encargadas de elaborar la Constitución de la República.

A las elecciones Generales del 28 Junio del 31, concurrieron en la coalición”Conjunción Repúblicano-Socialista”, compuesta por el PSOE, los radicales de Lerroux, los los radiaclsocialistas, la DLR de A. Zamora y la Acción Republicana de Azaña, si bien cada partido concurría con su propio programa, todos los de la coalición se comprometían a llevar a cabo los acuerdos anteriores y apoyar las reformas que necesitaba el país con urgencia.

Las elecciones dieron un ntriunfo rotundo a la Conjunción Republicano-Socialista. Aplastante victoria de los partidos que integraban el Gobierno Provisional ya que coparon cerca del 90% de los escaños. Con la mayoría de las izquierdas en el Parlamento , dio lugar al bienio reformista, presidido por Azaña(1.931-1.933).

La nueva Constitución reflejó las ideas de esta mayoría: Soberanía Popular, Sufragio Universal, División de Poderes, Separación Iglesia-Estado, Estatutos de Autonomía, Amplios derechos y libertades…Primera Constitución plenamenten democrática, fruto de la unión de la izquierda en España.

En las elecciones Noviembre del 33 , la izquierda se presentó fragmentada y dividida en múltiples grupos y dieron el triunfo al grupo conservador. Era un sistema electoral mayoritario de listas abiertas que premiaba a las candidaturas que obtuvieran más votos, por lo que los partidos que consiguieran presentarse en coalición conseguirían un mayor número de diputados que si se presentaban en solitario.

Para las elecciones de Febrero del 36 se volvieron a unir en una coalición denominada”Frente Popular”: un pacto electoral firmado por Izquierda Republicana, PSOE, PCE Y Esquerra Republicana. Este pacto agrupaba a todas las izquierdas. La CNT, con muchos presos en la cárcel, apoyó de forma tácita a la coalición. No era una candidatura única, sino varios partidos , cada uno con sus siglas, pero que previamente habían firmado unos puntos mínimos y un programa básico que todos se comprometían a defender.

La propuesta de la vuelta a la alianza surgió por iniciativa de Azaña, que se había convertido tras su detención en la Revolución de Octubre del 34, en un símbolo de la izquierda. En 1. 935 Azaña ofreció al PSOE la formación de una coalición electoral en base al acuerdo de conjunción de las fuerzas de la izquierda. Largo Caballero era reticente y para reforzar la parte “obrera” de la coalición impuso la inclusión del PCE, a lo que Azaña admitió. ”Los partidos coligados repondrán en su vigor la legislación autonómica votada por las Cortes, desarrollarán todos los principios consignados en la Constitución y se considerará la Enseñanza como tributo indeclinable del Estado, en el superior empeño de conseguir en la suma de sus ciudadanos, el mayor grado de conocimiento y el más amplio nivel moral por encima de razones confesionales y de clase social. ”(ya loveís la Constitución y la Enseñanza como las prioridades del Estado). Entre los puntos del programa: Amnistía para los represaliados de Octubre del 34, Estatuto Catalán, tramitación de nuevos estatutos, reanudación de la Reforma Agraria, defensa de las reformas sociales y laborales…parar el avance del fascismo. Es difícil calcular cuántos votos obtuvo cada partido, ya que la ley electoral era por listas abiertas, y los votantes podían elegir candidatos de distintas listas para cada uno de los escaños de su circunscripción.

Los resultados fueron: PSOE 88 escaños, IR 79, UR34, ERC 22 PCE 14 AC 5 USC 4 OTROS 18.

Aunque en el 36 había una situación y unas circunstancias concretas, la crisis económica e institucional actual tiene similitudes , sobre todo el sufrimiento de clases trabajadoras es el mismo. En el fondom subyacen las mismas ideas: defender la libertad, la justicia social. la igualdad, el reparto de la riqueza y el progreso del país. La frontera debe ser el oponerse a la corrupción y al régimen corrupto del 78.

Un programa de mínimos debe ser la base de un acuerdo previo, un programa que deberá ser cumplido y respetado por todos: el tema de la deuda, el fin de los recortes sociales, las subvenciones a los bancos, control de la economía(dando prioridad al empleo), reforma fiscal…elaborar otra Constitución. Ahora no estamos contra el fascismo, pero sí contra el Régimen monárquico, la oligarquía capitalista y el bipartidismo que sostiene todo eso.

Todos los de izquierdas no podemos pensar igual, como seguramente les pasó a ellos, habrá discusiones y dificultades, pero si de verdad apostamos por un “frente popular”, deberemos coincidir y ponernos de acuerdo en ese programa de mínimos y empezar a cambiar las cosas, las víctimas de esta estafa no pueden esperar más tiempo. Como se despidió Azaña antes de las elecciones del Frente Popular.

¡POR ESPAÑA! ¡POR LA REPÚBLICA!¡TODOS A UNA!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s