Tras las elecciones, continuemos la OFENSIVA

logo.publicaciones.blog

Una de las claves de la estabilidad del Régimen consistía en que la oposición a las políticas del partido que gobernara se expresaba, desde el punto de vista electoral, o bien con el voto al otro extremo del bipartidismo (PP o PSOE) o bien con la abstención, o bien, con el voto desde la conciencia más crítica, a IU o a cualquiera de los partidos del campo de la izquierda más radical. La aparición de Podemos y el consecuente desarrollo de Ciudadanos ha dejado herido ese modelo de turnismo, y el rechazo a las políticas del PP se ha podido expresar en otras formaciones.

A partir de aquí, nos interesa centrar la atención ahora no tanto en las alianzas y posibles pactos postelectorales, sino en el papel de las elecciones como expresión del estado de ánimo de la mayoría ciudadana.

Si tomamos las elecciones como una foto fija que captura este estado de ánimo, podemos afirmar que, en general, el rechazo a las políticas de austeridad del PP ha sido ampliamente mayoritario. Este rechazo es heredero de las intensas movilizaciones que han ido creando conciencia en los duros años de gobierno del PP, y ha sido capaz de engendrar en su interior una mayoría resueltamente decidida a  ampliar la democracia, acabar con los recortes, y poner fin al empeoramiento de las condiciones de vida, que se ha expresado a través de los siete millones de votos recibidos por Podemos y sus aliados, IU, ERC, Bildu y otros partidos minoritarios sin representación parlamentaria.

Pero también ha habido un rechazo a las políticas de austeridad del PP en el voto a un PSOE histriónico que le hizo creer a mucha gente que se había equivocado, incluso un rechazo en muchos de los votantes de un Ciudadanos que escondía y disfrazaba su apuesta por la liberalización y privatización del sector público.

Los pueblos del Estado Español, sin duda, han expresado su malestar votando. La cuestión que toca analizar es si, tras estas elecciones, esa foto fija de defensa de educación, sanidad…. se puede mantener y desarrollar para ampliar la capa de gente que acabe apostando por otra sociedad más justa.

En ese punto merece la pena recordar que el campo de la derecha está a la defensiva, desorientado y sobre todo, preocupado  “por recuperar la gobernabilidad de este País”  mediante los pactos necesarios para reproducir las políticas antisociales de estos años pasados exigidos por los grandes capitales asociados en la Unión Europea.

Hemos entrado en un periodo de incertidumbre cuya solución favorable para las filas de la mayoría social requiere la generalización de la movilización popular en defensa tanto de cuestiones concretas del Estado del bienestar, como educación, sanidad, protecciones sociales, y  las reivindicaciones de la mayoría social que los partidos opuestos al PP habían recogido en sus programas.

Esta movilización es tanto más necesaria en estos momentos, cuando de lo que se trata es de debilitar con la protesta a un gobierno todavía del PP.; de empujar para que un posible gobierno pueda aplicar las aspiraciones populares mayoritariamente expresadas en las urnas; e impedir el acuerdo del PP con PSOE que desean los capitales de la Unión Europea; y además, en el caso de ir a nuevas elecciones,  que la Unión de candidaturas populares sea una necesidad impuesta por el clamor de la calle.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s