¡Libertad titiriteros! ¡Libertad de expresión!

Desde-abajo-titeres3-400x400-1

Desde República en Marcha manifestamos nuestro apoyo y solidaridad con los dos integrantes de Títeres desde Abajo detenidos el pasado viernes durante el transcurso de la representación de su obra La Bruja y Don Cristóbal.

Obra, que fuese o no para niños, (no creemos que ese sea el debate) habla de la criminalización de la protesta y de cómo se la llega a acusar de cualquier cosa con tal de deslegitimarla.

Puede resultar irónico, cuanto menos, pero si totalmente desproporcionada la acusación de enaltecimiento de terrorismo, que sean detenidos mientras representaban una obra teatral con marionetas que denuncia la represión y la persecución a la que estamos siendo sometidos las activistas sociales, políticos y sindicalistas, que protestan contra un sistema cada vez más injusto, cada vez más caduco y corrupto que se revuelve contra todo aún con riesgo de perder su poca credibilidad democrática.

Este caso, que no es el único, evidencia que vivimos en un continuo estado de excepción, donde la represión, la persecución y el encarcelamiento es la tónica. Estado de excepción amparado por una legislación cambiante para adaptarse a los intereses de las clases dominantes; justificado en lo que ha venido a llamarse intereses generales, que sin embargo no corresponden con los intereses de la mayoría social; y normalizado por los medios de comunicación, precisamente al servicio de esas clases dominantes, que exageran hasta el esperpento con el objetivo de crear una conciencia colectiva atemorizada.

En este país, en que se te puede detener por representar una obra satírica con marionetas, juzgar por escribir mensajes en redes sociales, encarcelar en régimen de torturas por ejercer el derecho a huelga, sin embargo, te puedes pasear libremente habiendo sido juzgado y condenado por corrupción, por malversación, por prevaricación, o por todo ello, sin pisar la cárcel.

El propósito del Estado está claro: amedrentar, oprimir, reprimir y eliminar cualquier actividad, organización, movimiento, ya no que vaya en contra de los intereses de la oligarquía, sino que simplemente se los cuestione y pueda hacer un llamamiento a la reflexión. Imponiendo para ello un pensamiento monolítico que coincida con la ideología de la clase dominante.

Nos quieren amordazadas y atemorizados, y utilizan todos los medios a su alcance para reducir la contestación social. La ley mordaza es un claro ejemplo de ello, hecha a la medida de los intereses de la oligarquía, la censura (y la autocensura por el miedo a la represión) se impone como un arma eficaz para acallar las voces contestatarias.

La detención de los dos titiriteros no es un hecho aislado, son cientos los y las encausadas por ejercer el derecho a la huelga, por manifestarse en defensa de los intereses de la mayoría social, ya sea la educación, la sanidad, etc. Todo ello en un intento de criminalizar la protesta social, y los movimientos y organizaciones de base en los que se organizan las clases populares.

Además hay un constante acoso hacia los “ayuntamientos del cambio”, y este caso ha sido utilizado como un ariete contra el ayuntamiento gobernado por Ahora Madrid. No obstante lamentamos la precipitada actuación de la edil de cultura al denunciar a los dos titiriteros, y esperamos que retire la denuncia como así ha manifestado.

Y todo esto, dicen, que es en defensa del Estado de Derecho, en defensa de la Democracia, pisoteando si es preciso uno de los más elementales derechos como es la Libertad de Expresión.

Está claro que mientras juguemos con sus reglas del juego, con sus leyes, perderemos. Por eso es preciso acabar, cuanto antes, con el entramado jurídico y legislativo que sustenta todo este podrido sistema y a cuya cabeza se encuentra, la cada vez más deslegitimada, constitución del 78. Es preciso avanzar en una profundización democrática donde los más elementales derechos y libertades no sean papel mojado y pisoteados por el Estado.

Anuncios

Una respuesta

  1. abelardo fernandez fernandez

    Desconozco la obra y por tanto no tengo datos para opinar. En general yo pienso que la ley de apología del terrorismo no casa con la libertad de expresión y con la Democracia,

    febrero 8, 2016 en 6:05 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s