Violación de los Derechos Humanos en la Europa fortaleza

Autor: Eneko

El próximo 25 de febrero en toda España la ciudadanía es llamada a la movilización para exigir a todos los gobiernos europeos un pasaje seguro y la defensa de los derechos humanos de las personas refugiadas y migrantes que llegan a la Unión Europea.

Desde REM Murcia nos sumamos a la reivendicación ante la Unión Europea y el gobierno español que con sus políticas no sólo niegan, sino criminalizan la libertad de movimiento de las personas. Condenamos la política de cierre de las fronteras de la UE y sus miembros, incluidos los tratados y acuerdos con países terceros. Se ha dejado la tarea de controlador de los confines a gobiernos que destacan por la escasa consideración de los derechos fundamentales de minorías o opositores/as.

Estoy hablando de un país como Turquía, recordando su histórica represión hacia el pueblo kurdo (que sigue en estos días en el territorio sirio de Afrin) y las violentas represiones de 2013.

Estoy hablando de un país como Marruecos y la represión sistemática de las protestas del movimiento social Hirak en la región del Rif, que desenmascaró la corrupción y el abandono del régimen de Mohamed VI en el norte del país.

Estoy hablando de un país como Libia, donde según el último informe de Amnistía Internacional “la penalización de la entrada irregular en Libia, unida a la ausencia de toda legislación o infraestructura práctica para la protección de las personas solicitantes de asilo y víctimas de tráfico de seres humanos, ha provocado que la detención masiva, arbitraria e indefinida se convierta en el principal sistema de gestión de la migración en el país.”. El mismo informe denuncia las torturas y los abusos cometidos contra decenas de miles de personas migrantes en los centros de detención libicos.

Simplemente con permitir y favorecer que sean estos gobiernos los que controlan las llegadas de migrantes a Europa, los gobiernos europeos están siendo cómplices de las violaciones de los derechos humanos fundamentales (derecho a la vida; prohibición de la tortura y los tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; prohibición de la esclavitud).

España además tiene las manos manchadas por la inexistencia de un sistema de acogida que respecte la dignidad de las personas y por la avergonzante ley de extranjería que regula el tema.

Prueba clara de esto son la instalación de vallas, alambradas y concertinas en el perimetro de los dos enclaves en Marruecos y los de Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE).

Los CIEs son según ley “establecimientos no penitenciarios dependientes del Ministerio del Interior destinados a la custodia preventiva o cautelar de los extranjeros para garantizar su expulsión o devolución en virtud de expediente administrativo” (Real Decreto 162/2014, de 14 de marzo, por el que se aprueba el reglamento de funcionamiento y régimen interior de los centros de internamiento de extranjeros.).

Dos cuestiones llaman la atención en esta definición oficial: la tipología del centro que no debería recordar a una carcel y el caracter administrativo de la infracción cometida (el mismo de una multa, por ejemplo!).

Hemos visto como en la realidad las estructuras se parecen a cárceles, cuando no se trata directamente de institutos penitenciarios “a estrenar” como ha pasado con la cárcel de Archidona recientemente.

Hemos leído de las varias protestas por las carencias elementales en instalaciones y servicios, y del encierro de menores que no está permitido por la ley.

A través de los testigos de ONGs (a las que no siempre se le permite el acceso, a pesar de las garantías que pone el reglamento) e informes de jueces y periodistas sabemos que los CIEs son en realidad unas cárceles racistas, donde se vulneran los derechos humanos fundamentales.

Denunciamos la suspensión de derechos y libertades fundamentales, especialmente la libertad física y más hablando de una sanción por infracción administrativa.

Denunciamos con preocupación que el “experimento social” de privación de derechos y libertades, testado sobre la piel de extranjeros/as indocumentados/as, puede repetirse cada vez que el Régimen vea amenazada su estabilidad tal y como está pasando con los presos políticos catalanes y con los condenados a la carcel por injurias a la Corona.

Salud, República y Feminismo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s