Archivo de Autor

Materiales para la Escuela de Formación

WhatsApp Image 2017-08-30 at 18.38.54 (1).jpeg

Aquí tenéis los documentos de trabajo para los distintos talleres de la Escuela de Formación de REM. Recomendamos su lectura tanto a los que vais a asistir como a los que no podáis pues aportan valiosas claves para la reflexión sobre nuestra realidad y política. Son los siguientes:

Advertimos de que estos documentos no representan la posición de REM, sino que han sido elaborados por los ponentes como material auxiliar y de debate en el desarrollo de los distintos talleres.

Os esperamos los días 8, 9 y 10 de Septiembre en la Carpa Juan Goytisolo de Almeria.

Anuncios

Cuando ruge la marabunta

por Ana Argüelles, compañera de REM-Andalucía

mineros

Con la publicación de “indignaos” en 2011 entre la población mundial y, sobre todo, en la española surge un sentimiento generalizado de frustración social y democrática ante la grave situación económica y política que se vive desde hace tiempo, y más concretamente, desde que se desata la crisis financiera.

Esta indignación colectiva y social ante un sistema que la población siente que ya no les representa, sino que ven que está al servicio de los grandes capitales apoyados por sus controladas oligarquías capitalistas, va a dar lugar a lo que se denominará la “Revolución Española” con su “Democracia Real Ya”.

Las oleadas de levantamientos surgidos con la primavera árabe van a servir de punto de partida para que nazcan movimientos sociales que pretenden luchar contra las injusticias sociales derivadas de la crisis y de las políticas neoliberales del Gobierno, y llevará a la población a concentrarse, de manera espontánea, en la plaza del sol de Madrid un histórico 15 de Mayo.

Esta concentración pacífica surgida del descontento popular, quizás, no hubiera tenido mayor repercusión si dos días después, por un intento de evacuación policial, las redes se inundasen de llamamientos de apoyo sin precedentes hasta la fecha. El incendio social que se produjo en las redes no solo llenará la plaza de la capital madrileña, sino también las plazas de muchas ciudades de España. Surge así el movimiento 15 M.

A pesar de las campañas de desprestigio de los medios de comunicación más conservadores y a merced de los grandes capitales, este movimiento asambleario y horizontal consigue ganarse la simpatía de gran parte de la población, ya que defiende la búsqueda de un sistema más justo e igualitario, con problemas que representan a toda la sociedad y no sólo a colectivos particulares. Sin embargo, esta gran oleada romperá contra el dique del individualismo dando lugar a las diferentes mareas, que en la defensa de ideologías sociales más sectarias, se centrarán solo en los problemas concretos de sus propios colectivos.

El triunfo había radicado en el discurso sobre los derechos humanos, el reconocimiento de injusticias sociales y en una desvinculación de la izquierda o de la derecha. Se recuperaba un sentimiento republicano en el que lo del pueblo es del pueblo, y que las injusticias que afectan a una sociedad pueden ser enfrentadas si existe una acción conjunta del mismo.

Quizás otro de sus logros fue llevar la política a los bares, a las casas, a todos los rincones de este país. La gente empezaba a tomar conciencia política, y sobre todo, conciencia de grupo. Esto les hacía tomar parte activa de las concentraciones, amparados por el clamor y el desencanto generalizado. Pero este éxito, de pensamiento colectivo horizontal que daba cabida a todas las voces, cada vez se iba disgregando más ante la lentitud del sistema asambleario, la falta de liderazgos, las tendencia a realizar propuestas más específicas que afectaban a una minoría y el enfrentamiento entre el sentimiento pacífico de su nacimiento frente a la radicalización de unos pocos. Esta fragmentación del movimiento se ha visto incrementado hasta la actualidad, quizás, por un triunfo sobre el bipartidismo que deja a los movimientos como meros instrumentos a merced de un nuevo escenario político de la mano de UP, que parece haber sacado al pueblo de las calles que le han dado el poder.

Es necesario retomar ese espíritu unificador y de justicia social y alejarnos de los individualismos que surgen del triunfo del capitalismo con la división y sectorización del trabajo, así como, de la deshumanización de las organizaciones como estrategia de manipulación de masas.

Debemos estar en la calle, unidos, preparados y dispuestos a defender una sociedad más justa, que nos represente. Del 15 M hemos aprendido que la unión hace la fuerza, y que unos cuantos años después, los movimientos sociales siguen presentes, organizados, latentes, a la espera de la chispa que vuelva a darnos el espacio que nos corresponde. Solo debemos coordinarnos, unirnos, navegar para el mismo lado. Olvidarnos de lo individual para luchar por lo colectivo, y trabajar en equipo por una sociedad diferente y más justa incluyendo a todos los sectores de las generaciones venideras, que serán los sectores de nuestros hijos e hijas.

Con esta apuesta por lo colectivo, esperamos que el “sol” vuelva a salir en todos los rincones de España.


¡LA VIRGEN! [REM-Andalucía]

El Ayuntamiento de Cádiz ha concedido la Medalla de Oro a la Virgen del Rosario, Patrona de la ciudad. La Comisión de Honores y Distinciones aprobó esta medida y la corporación municipal lo ha ratificado en el pleno de este viernes. Y de nuevo una decisión de un Ayuntamiento con una población de menos de 120.000 habitantes recibe todos los focos mediáticos a nivel estatal.

Sin duda, se trata de una cuestión polémica, pero quizás el ruido no parece proporcional a la decisión. Y es que para la derecha, los sectores afines al Régimen y la vieja y nueva jauría antipodemos se trata de una buena oportunidad de hacer fuego contra el partido que tantas veces ha puesto en evidencia a los ejecutivos del IBEX 35 en las instituciones, contra uno de sus sectores más combativos, la órbita Anticapitalistas, y contra uno de sus símbolos, como es el alcalde de Cádiz. La verdad es que aquí hay carnaza, porque ya no sólo se abre la posibilidad de dividir a los sectores populares que no vemos con buenos ojos las concesiones a la Iglesia, sino que, sobre todo, es posible poner encima de mesa la necesidad de su particular real politik y las incongruencias de esos radicales que un día se rasgan las vestiduras contra el fanatismo religioso y otro se arrodillan ante la virgen. Está claro que la derecha de este país no puede dejar pasar una oportunidad como esta.

En fin, teniendo en cuenta las dificultades de caminar en un terreno en el que se está rodeado de enemigos que cuentan con medios más poderosos que los nuestros, la verdad es que es irresponsable no asumir que debemos también atrevernos reflexionar sobre las decisiones y los métodos de los que consideramos de los nuestros. Precisamente porque la valoración colectiva y los espacios colectivos de reflexión, entiendo, son lo único que nos puede asegurar que al final los da abajo, ganemos.

Lo cierto es que la izquierda se divide, efectivamente, porque son relativemente fáciles los ataques que puede recibir Por Cadiz Si se Puede. La formación se explica:

“Se trata de una propuesta que se ha entregado en el Ayuntamiento y viene avalada por más de 6.000 firmas. Proviene de particulares, asociaciones de vecinos, entidades ciudadanas y colegios profesionales… Es, por lo tanto, por el componente popular y el apoyo ciudadano que tiene esta propuesta. Por ello se apoya, nada que ver con el supuesto componente religioso, sino por el componente popular”.

Un argumento lícito, la verdad, que en definitiva justifica la decisión sobre la base del respaldo popular. Podemos señalar que subyace a esta decisión la idea de que en ocasiones la religión no es un arma de los poderosos contra los débiles y que, en particular, en nuestra particular y actual España, hay una forma popular de vivir la religión que adora vírgenes y santos como símbolos de su tierra, rozando en ocasiones el paganismo. De ahí la defensa de Teresa Rodríguez: “es un símbolo de la ciudad que por cierto trasciende lo religioso y que tiene que ver con nuestra propia identidad” Esto permitiría explicar, claro, la poca cantidad de practicantes que encontramos en un país de mayoría declarada católica. Incluso no faltan voces como la de Monedero que tratan de atenuar la condena al kichismo señalando que en Cádiz gobiernan para el pueblo tal y como es el pueblo.

Pues bien, es cierto que la política es compleja y que debemos navegar entre contradicciones, más cuanto menor sea el poder del pueblo frente al de los poderosos, pero no todo vale. Pero cualquier proyecto popular que pretenda la emancipación del ser humano tiene que tener en cuenta dos cuestiones clave: la importancia de los principios y el papel de cada paso que damos en el logro de nuestros objetivos. Esto último es especialmente importante, porque desde REM entendemos perfectamente la necesidad de adaptar el discurso a las necesidades de cada espacio, siempre sabiendo hacia donde nos dirigimos. El objetivo no es, nunca lo ha sido, ser capaces de resistir a la presión del Régimen en todos los frentes, sino que el objetivo es ganar al Régimen, en todos los frentes. La superstición en general y la Iglesia en particular, por muy populares que puedan ser, siempre han formado parte de la red con la que someter o adormecer al pueblo. Efectivamente, en raras ocasiones ha servido para fines liberadores, pero eso, en contadas ocasiones. No nos engañemos, la Iglesia tiene mucho más peso del que nos creemos. Igual que la mayoría de los que se lean este artículo cuando testan su entorno no encuentran a votantes del PP, también hay una gran cantidad de personas, que realmente tienen la sarten por el mango en este país, para los que lo que dice la Iglesia es palabra de santo. Y nos encontramos con esa Iglesia, jefa espiritual del pueblo que adora a santos y vírgenes, que denuncia el matrimonio entre personas del mismo sexo, que transmite valores reaccionarios, que se alía con el Estado para imponer la religión católica en los centros públicos de enseñanza y se alía día sí, día también con la ideología neoliberal. Nunca dejó de ser un pilar del Régimen.

Y es aquí donde situamos la cuestión de los principios. Efectivamente una particular tradición que inicia Maquiavelo y acaba en Laclau, nos advierte de la inutilidad de los principios, en ocasiones, para ganar en política; los principios efectivamente son un estorbo a la hora de conseguir objetivos políticos, sean estos la emancipación del género humano o la liberalización del mercado. Pero es que los principios son faros también que señalan hacia donde nos conducimos. Nosotros no podemos estar siempre reflexionando sobre el camino a seguir y cuando decimos que en ocasiones hay que tomar partido hasta mancharse, nos referimos a este tipo de cosas. La equidistancia en determinadas cuestiones es simplemente ponerse del lado de quien controla la situación. Al final, uno de nuestros enemigos centrales es la religión en general transmisora de un mensaje de docilidad sobre la base de la superstición y el engaño. Dentro de los parámetros de Laclau, se trata simplemente de un relato que podemos y debemos utilizar, dentro de una posición científica no se trata de un simple relato, sino de uno particular que es fácil que usen los poderosos para someter al pueblo, y efectivamente así ha sido en la mayoría de los casos. En el Estado Español está claro el papel que ha jugado y juega la Iglesia a la hora de mantener el orden, como centro de poder.

Sea el motivo que sea por el que realmente el Ayuntamiento gaditano haya concedido medallas a vírgenes no ayuda al la gente que objetivamente está frente a los intereses del IBEX 35. Si ha sido por presión de sectores reaccionarios, la realidad es que es responsabilidad de un grupo en el poder construir contrapoder, también contrapoder a la religión tan conservadora y que tanto poder tiene en España. La clave aquí es rodearse de las asociaciones laicas y crear laicismo. Pero si ha sido efectivametne porque entiende que hay que darle al pueblo lo que pide, pues, como decíamos, sin hacer reglas universales de nada, esta es una de esas cosas que no hay que darle.


Posición de REM en el proceso de 2ª Asamblea Ciudadana en la Región de Murcia.

kichivirgenDesde República en Marcha creemos firmemente en la necesidad de trabajar en la construcción de un bloque popular de soberanía que nos permita transformar la sociedad mediante el planteamiento de una alternativa real a este Régimen construido desde el dominio de la oligarquía empresarial y financiera, y a este sistema basado en la explotación de la mayoría social. Es por ello que apoyamos la lista de Juntas Podemos. Trabajamos en ese proyecto de manera leal e incluimos en el a varias y varios integrantes con los que nutrimos un proyecto rupturista democrático.

Sabemos que el camino no es fácil y que se requiere la combinación de muchos factores para conseguirlo. El Régimen sigue viviendo una profunda crisis de legitimación, que cada vez más erosiona los pilares sobre los que se pudo mantener estable anteriormente, y día a día a los de arriba se les hace más difícil convencer a los de abajo de un relato que exige sacrificios a cambio de muy poco. La calle y la movilización, desde el inicio de la crisis, nos han mostrado nuestra fuerza, ha alimentado nuestra confianza y ha permitido resistir y asentar ese nuevo sentido común que dio lugar finalmente a Unidos Podemos, entre otras cosas. Hemos avanzado mucho, es cierto, pero sabemos que queda trabajo por hacer, necesitamos proyecto, unidad y organización.

En la Región de Murcia vivimos especialmente la realidad, la descomposición y las contradicciones de este Régimen. También, como en el resto del Estado, nos encontramos con un modelo institucional débil, sostenido por décadas de caciquismo, untamientos y engaños. Un PP más fuerte que en la media del Estado, pero en descomposición, sostenido por una población envejecida. Donde la corrupción cada vez muestra más la poca afinidad de sus dirigentes por el bien común. Electoralmente el Régimen ha sufrido, está claro. Pero socialmente ha sufrido mucho más: en los últimos años las organizaciones populares han movilizado con fuerza a la sociedad murciana la PAH, mareas, Marcha de Mareas, Marcha de la Dignidad.

Creemos que Podemos Región de Murcia se debe asentar en los siguientes conceptos que entendemos tienen asumidos la izquierda social:

  • Un eje que comunique las instituciones con el resto de poderes populares para que puedan participar en el cambio concretamente. Que incorpore a compañeros y compañeras vinculadas a los movimientos sociales, obrero y popular, Frente Cívico, movimiento juvenil y estudiantil, movimiento feminista..
  • Un partido aliado con otros movimientos rupturistas.
  • Una organización construida democráticamente desde abajo y con transparencia. Que nos permita avanzar con sentido común y, siempre, de manera pedagógica, apuntando a un objetivo realista de transformación profunda de la sociedad.
  • Un espacio que organice, movilice y forme.
  • Un lugar con memoria histórica y constructor de relatos diferentes al hegemónico.
  • Un proyecto constituyente desde la participación popular, el debate político y la confrontación franca de ideas. Planteado para la conquista de las instituciones y el desalojo de las élites que manejan la política regional, que finalmente ponga al pueblo y sus necesidades al frente.
  • Un agente que denuncie las limitaciones institucionales que impiden llevar a cabo las propuestas democrátuca y de justicia social..

Las corrientes que evaden esos pilares nos parecen respetables pero por experiencia sabemos que pueden generar desilusión, ya que no son una opción transformadora a lo existente, perpetuando así el régimen oligárquico desigual, y agotadoras de la lucha social, por su inacción. Entendemos que, hoy es de ser ilusos el confiar en la posibilidad de conseguir logros importantes sin acabar con el Régimen. Creemos que, aunque fuera posible el contener las políticas neoliberales desde los mimbres del Régimen, cosa que dudamos, solo se puede conseguir estabilidad a base del enriquecimiento de una minoría social a costa del empobrecimiento y la represión de la mayoría. Lo que seguirá sembrando las ganas de cambiar.

Desde la sociedad española y murciana nos están mandando mensajes que van hacia el camino transformador señalado por Juntas Podemos: la victoria en Vistalegre II de la opción que apostaba por la unidad de luchas y reconocía el Régimen del 78 y la necesidad de ruptura con él; el tiro por la culata de las élites en el PSOE con Pedro Sánchez, nos da una idea de como el sentimiento de emancipación con el régimen, su tutelaje y corrupción, está calando; el paso dado con la moción de censura y el diálogo con agentes sociales y civiles para su progreso más allá del parlamento. Su posterior sometimiento a consulta a las bases y la movilización social, es un buen ejemplo del camino a recorrer desbordante de manera democrática.

Ahora, evitemos confundirnos por la “nueva” izquierda del PSOE, que tiene de nuevo lo mismo que la trayectoria política de Sánchez, y abandonarlo todo a una sola lucha esteril en sus instituciones con un puñado de representantes sin el apoyo popular detrás. Sigamos aglutinando fuerzas por un cambio real desde abajo. Un cambio que en Podemos Región de Murcia representa muy bien la lista de Juntas Podemos.


Nace REM Andalucía

En una reunión celebrada en Monachil (Granada) el domingo 14 de mayo nace REM Andalucía. En continuidad con lo que viene haciendo REM en Paìs Valencia, Madrid y Murcia, se constituye REM Andalucía como un movimiento de intervención sociopolítica de carácter socialista y republicano.

REM Andalucía aspira a ser un movimiento de intervención coordinada en movimientos sociales, políticos y sindicales con el fin orientar las luchas hacia un horizonte de ruptura con el Régimen del 78. Sabemos que la única forma de garantizar los intereses y derechos de la mayoría social es disputarle el poder a la oligarquía política y económica que se configura tras la Transición. Para ello, y así lo ha venido haciendo REM desde sus primeros pasos en el Levante, debemos crear un contrapoder social que pueda hacer frente a los intereses de esa oligarquía. Entendiendo que la república es un ideal de participación de la ciudadanía en la gestión de lo común que persigue que los pueblos sean los dueños de su destino, creemos que, en el ejercicio de crear poder popular contra la oligarquía, estamos creando también república.

REM Andalucía apuesta por un modo de trabajar basado en la colaboración franca y honesta y en el contacto directo con los movimientos sociales, políticos y sindicales. Sabemos que no hay recetas mágicas y que nuestra apuesta es de largo recorrido. No creemos ni en las recetas electorales mágicas, aunque no despreciamos el trabajo institucional, ni en el mesianismo de las recetas ideológicas infalibles. No hay salvadores del pueblo, sólo el pueblo puede salvarse a sí mismo.

Como sus homólogos de otros territorios, REM Andalucía se constituye desde una militancia con un perfil activista, nutriéndose de personas que trabajan activamente en los movimientos sociales, las mareas, los sindicatos y los partidos políticos. Pretendemos coordinarnos en el debate franco y directo acerca de cómo hacer pedagogía política en los distintos frentes en los que trabajamos, con el fin de elevar las luchas concretas hacia posiciones más generales y, si es posible, llevarlas a espacios de unificación de las luchas.

Sin más, nace REM Andalucía. ¡VIVA LA REPÚBLICA!


Defendiendo el IES Rosa Chacel

774216_1695270237354967_7147651197074285042_oLa defensa de la educación pública es uno de los muchos espacios de lucha desde los que República en Marcha trabajamos para fomentar el necesario cambio social que nuestra sociedad demanda. El pasado lunes, nuestro compañero Sergio Avilés, junto a otros profesores y alumnos del instituto en el que trabaja, estuvo en el programa de radio “Somos Escuela” que organiza la Federación de Asociaciones de Madres y Padres “Francisco Giner de los Ríos” de Madrid, debatiendo acerca de ello.

La situación del IES Rosa Chacel de Madrid es un ejemplo paradigmático de la situación en la que se ha visto sumida la educación pública en nuestro país. Este centro nace en los años 80, fruto de la activa lucha vecinal que se articuló en el barrio de la UVA de Hortaleza. Sus vecinos entendieron que habían sido dejados al margen por parte de la administración, como tantos otros barrios obreros de Madrid, y se organizaron. Treinta años después, los vecinos del barrio asisten a la desaparición de su instituto, enmascarado por el gobierno del PP como proceso de reconversión a centro de Formación Profesional, pero que en realidad esconde el paulatino desmantelamiento de la Educación Pública de nuestro país en favor de la escuela privada y concertada.

El ejemplo es paradigmático de la deriva neoliberal que ha tomado forma en estos últimos años. Amparados en la situación de crisis, las oligarquías políticas y económicas han lanzado una ofensiva para apropiarse de los servicios básicos de la ciudadanía (Educación, Sanidad, Dependencia, Servicios Sociales…), lo que no es sino una mercantilización de nuestros derechos. La estrategia recuerda peligrosamente a los años más duros del neoliberalismo tatcherista.

Sergio Avilés defendió la necesidad de entender la Educación Pública no como un negocio sino como “un espacio de cohesión social, que es necesario que se potencie, porque es el espacio ideal para corregir las diferencias sociales”. Asimismo habló de la necesidad de la toma de conciencia y de la movilización para defendernos ante este asalto. Lo que está operándose en el IES Rosa Chacel es un buen ejemplo de ello. Profesores, alumnos y padres se han organizado en una Asamblea, donde todos sus miembros tienen voz y voto. La Asamblea se ha convertido en un espacio más de diálogo y de lucha desde el cual defender nuestra Educación Pública y en un aliciente para que los más jóvenes empiecen a tomar conciencia de la importancia de defender aquello que les pertenece.

Podéis escuchar el programa en este enlace:

http://audio.urcm.net/archivo/mp3/20160118RadioFapa211_Asamblea_Rosa_Chacel.mp3


Las encuestas como instrumento para dirigir el voto

Artículo del compañero de REM-Madrid Miquel Alonso Rodrigo

logo.publicaciones.blogEn vísperas a unas elecciones, las encuestas de intención y estimación de voto se convierten en una referencia para los votantes. Todas siguen un proceso estadístico más o menos claro, salvo en la fase relativa al tratamiento de datos.

La encuesta del CIS puede servir como ejemplo.

Si entramos en su página web a día de hoy, podemos ver la encuesta de intención de voto y estimación de voto para el 20D; podemos comprobar, en la ficha técnica, que llevan a cabo un contraste de hipótesis, con un intervalo de confianza del 95,5 %, pero no podemos encontrar nada en relación a cómo se ha construído, a partir de los datos en crudo de la encuesta, la propia intención de voto.

A tal respecto, el CIS sólo comenta, en la propia predicción, lo siguiente:

Dado que los datos de los indicadores ‘intención de voto’ e ‘intención de voto + simpatía’ son datos directos de opinión y no suponen ni proporcionan por sí mismos ninguna proyección de hipotéticos resultados electorales, en este anexo se recogen los resultados de aplicar un modelo de estimación a los datos directos de opinión proporcionados por la encuesta. Obviamente, la aplicación a los mismos datos de otros modelos podría dar lugar a estimaciones diferentes.

Y, en su web, añade la siguiente «explicación»:

La Estimación de Voto no es un indicador comparable al resto de los que se presentan, en la medida en que su método de cálculo nunca se ha hecho público y ha cambiado con los distintos equipos de dirección del CIS.

De tal manera, que si bien hay una cocina matemática, cuantitativa, exacta y precisa, no está abierta al público. ¿Cómo pasan, pues, de los datos recogidos, que miden, entre otros, el voto directo, a la intención de voto?

No hay mucha información en Internet accesible a un ciudadano medio; es posible que a través de búsquedas exhaustivas (por ejemplo, desde órganos universitarios) sí lo haya. Algunos artículos de prensa y algunos vídeos explican qué aspectos se tienen en cuenta, pero siempre cualitativamente.

Pues bien, lo más técnico que yo he podido encontrar en unos ratos libres ha sido un artículo de la revista Investigación y Ciencia (Mayo, 2008) titulado “Encuestas electorales” en el que se tiene en cuenta una entrevista con el director de investigación del CIS, y que explica parte de la ponderación que se hace con las respuestas de los encuestados, en relación a las elecciones generales de 2008.

En ese artículo se habla de dos elementos fundamentales, que son la simpatía y el recuerdo de voto, los cuales se aplican para estimar el voto de aquellas personas que declaran no tenerlo decidido del todo. Si bien el primero puede construirse tomando como punto de partida los datos de la encuesta, el segundo sólo puede construirse teniendo en cuenta los resultados obtenidos en las elecciones anteriores, y es, por tanto, por definición, un instrumento conservador; la utilización de esta técnica llevó a un fracaso estrepitoso prácticamente a la totalidad de los órganos dedicados a la demoscopia en las elecciones europeas de 2014, en las que prácticamnte funcionó como un distorsionador de la realidad.

En términos comparativos, se puede interpretar, además, que el recuerdo de voto ha tenido siempre mucho más peso que cualquier otro ajuste, aunque a veces se mencione al lado de otros que se justificarían a través de preguntas en la misma encuesta que podrían representar más acertadamente la realidad.

Públicamente, el CIS no menciona ningún otro aspecto relacionado con la cocina de las encuestas, pero sí detalla un «error» que entiende que se debe «corregir», y que tiene relación con sus encuestas electorales; en todas ellas, también en las del 20D, se pide a los sujetos que se sitúen, a ellos mismos y a los partidos, en un eje del 1 al 10, donde éstos representan la izquierda y la derecha extremas, respectivamente. El centro de dicho eje se sitúa en el 5,5, de tal manera que el CIS interpreta que, por costumbre (por usar la escala del 0 al 10, por ejemplo, en las notas), la gente interpreta que el centro esta en el 5, y que, por tanto, cuando se posiciona, lo hace «sin querer», más a la izquierda de lo que realmente pretende.

Puede que la explicación sea cierta, pero yo pregunto: ¿Si las encuentas son siempre mediante encuestador, por qué no se aclara tal peculiaridad a los encuestados? ¿Se hace eso realmente? ¿Por qué no se usa la escala del 0 al 10, o del 1 al 5, y se evita tal error?

Cabe interpretar, quizá malpensar, que este método justifica razonablemente una corrección hacia la derecha de los datos recogidos y, de una manera técnica, aparentemente objetiva, da sustento a la afirmación «la mayoría de gente se concentra en la derecha», y permite interpretar que pocas personas se encuentran verdaderamente en territorio de partidos de izquierda radical (y que su simpatía hacia ella no es, por tanto, del todo creíble).

En definitiva, hay poca transparencia en el CIS en lo que al tratamiento de datos se refiere, pero en lo poco que se entreve, no hay ningún proceso que pemita reflejar tendencias hacia la izquierda, ni de predecir cambios radicales.

Es de recibo, no obstante, señalar que en un intento de limpiar su imagen, y recuperar prestigio (http://fivethirtyeight.com/features/polling-is-getting-harder-but-its-a-vital-check-on-power/?ex_cid=538twitter#fn-7), para las elecciones del 20D el CIS ha multiplicado por casi 18 el número de encuestados y, con ello, ha pretendido desvincularse del pasado, aún sin haber confesado detalladamente cómo.

¿Cómo tratar las encuestas?

Últimamente se han realizado multitud de encuestas (https://en.wikipedia.org/wiki/Opinion_polling_for_the_Spanish_general_election,_2015), y un tratamiento muy acertado de las mismas es el que ha llevado a cabo Kiko Llaneras para El Español: http://datos.elespanol.com/elecciones-generales/la-cocina-20d/en/ Consiste en una ponderación de la información en la que interviene un gran números de sondeos electorales en términos probabilísticos (http://fivethirtyeight.com/features/how-the-fivethirtyeight-senate-forecast-model-works/#fn-1), es decir, en la que se asigna a cada uno de ellos un error, que bien podría deducirse a partir de los errores que hubieran cometido en comicios anteriores.

Esta lectura de las encuestas no está demasiado extendida y, sin embargo, parece la más racional; los medios de comunicación podrína llevarla a cabo, en lugar de simplemente remitirse a las estimaciones de voto en términos deterministas, como siempre suelen hacer, aunque ello les supusiera reconocer que ofrecen información que en sí misma permite interpretaciones distintas.

Por otra parte, y como bien explica Jesús Fernández-Villaverde para NeG (http://nadaesgratis.es/fernandez-villaverde/encuestas-en-la-era-del-multipartidismo), cuando se trata de bipartidismo, salvo en los llamados casos de empate técnico, los errores en la estimación de voto se traducen en una diferencia de escaños que no puede influir más allá de en si una mayoría es absoluta o simple. Pero en el caso del multipartidismo, las estimaciones son algo más difusas, y pequeños erroes pueden alterar la perspectiva de manera más notable, ya que pueden tergiversar en varios órdenes las posiciones de los partidos en el ránking de más votados.

Así pues, teniendo un poco de perspectiva, la información aportada por la demoscopia no puede tomarse como punto de referencia meramente descriptivo, puesto que su elaboración es (extrapolando el caso del CIS) siempre parcialmente opaca, y tiene que asociarse a un cierto grado de incertidumbre.

En mi opinión, el desafío sería periodístico, y consistiría en la publicación de los procesos de tratamiento de datos que se hacen para las estimaciones de voto, así como en la cuantificación de la fiabilidad que se podría asociar los mismos. En otros términos se podría continuar hablando también de tendenciosidad.