Comunicados

Posición de REM en el proceso de 2ª Asamblea Ciudadana en la Región de Murcia.

kichivirgenDesde República en Marcha creemos firmemente en la necesidad de trabajar en la construcción de un bloque popular de soberanía que nos permita transformar la sociedad mediante el planteamiento de una alternativa real a este Régimen construido desde el dominio de la oligarquía empresarial y financiera, y a este sistema basado en la explotación de la mayoría social. Es por ello que apoyamos la lista de Juntas Podemos. Trabajamos en ese proyecto de manera leal e incluimos en el a varias y varios integrantes con los que nutrimos un proyecto rupturista democrático.

Sabemos que el camino no es fácil y que se requiere la combinación de muchos factores para conseguirlo. El Régimen sigue viviendo una profunda crisis de legitimación, que cada vez más erosiona los pilares sobre los que se pudo mantener estable anteriormente, y día a día a los de arriba se les hace más difícil convencer a los de abajo de un relato que exige sacrificios a cambio de muy poco. La calle y la movilización, desde el inicio de la crisis, nos han mostrado nuestra fuerza, ha alimentado nuestra confianza y ha permitido resistir y asentar ese nuevo sentido común que dio lugar finalmente a Unidos Podemos, entre otras cosas. Hemos avanzado mucho, es cierto, pero sabemos que queda trabajo por hacer, necesitamos proyecto, unidad y organización.

En la Región de Murcia vivimos especialmente la realidad, la descomposición y las contradicciones de este Régimen. También, como en el resto del Estado, nos encontramos con un modelo institucional débil, sostenido por décadas de caciquismo, untamientos y engaños. Un PP más fuerte que en la media del Estado, pero en descomposición, sostenido por una población envejecida. Donde la corrupción cada vez muestra más la poca afinidad de sus dirigentes por el bien común. Electoralmente el Régimen ha sufrido, está claro. Pero socialmente ha sufrido mucho más: en los últimos años las organizaciones populares han movilizado con fuerza a la sociedad murciana la PAH, mareas, Marcha de Mareas, Marcha de la Dignidad.

Creemos que Podemos Región de Murcia se debe asentar en los siguientes conceptos que entendemos tienen asumidos la izquierda social:

  • Un eje que comunique las instituciones con el resto de poderes populares para que puedan participar en el cambio concretamente. Que incorpore a compañeros y compañeras vinculadas a los movimientos sociales, obrero y popular, Frente Cívico, movimiento juvenil y estudiantil, movimiento feminista..
  • Un partido aliado con otros movimientos rupturistas.
  • Una organización construida democráticamente desde abajo y con transparencia. Que nos permita avanzar con sentido común y, siempre, de manera pedagógica, apuntando a un objetivo realista de transformación profunda de la sociedad.
  • Un espacio que organice, movilice y forme.
  • Un lugar con memoria histórica y constructor de relatos diferentes al hegemónico.
  • Un proyecto constituyente desde la participación popular, el debate político y la confrontación franca de ideas. Planteado para la conquista de las instituciones y el desalojo de las élites que manejan la política regional, que finalmente ponga al pueblo y sus necesidades al frente.
  • Un agente que denuncie las limitaciones institucionales que impiden llevar a cabo las propuestas democrátuca y de justicia social..

Las corrientes que evaden esos pilares nos parecen respetables pero por experiencia sabemos que pueden generar desilusión, ya que no son una opción transformadora a lo existente, perpetuando así el régimen oligárquico desigual, y agotadoras de la lucha social, por su inacción. Entendemos que, hoy es de ser ilusos el confiar en la posibilidad de conseguir logros importantes sin acabar con el Régimen. Creemos que, aunque fuera posible el contener las políticas neoliberales desde los mimbres del Régimen, cosa que dudamos, solo se puede conseguir estabilidad a base del enriquecimiento de una minoría social a costa del empobrecimiento y la represión de la mayoría. Lo que seguirá sembrando las ganas de cambiar.

Desde la sociedad española y murciana nos están mandando mensajes que van hacia el camino transformador señalado por Juntas Podemos: la victoria en Vistalegre II de la opción que apostaba por la unidad de luchas y reconocía el Régimen del 78 y la necesidad de ruptura con él; el tiro por la culata de las élites en el PSOE con Pedro Sánchez, nos da una idea de como el sentimiento de emancipación con el régimen, su tutelaje y corrupción, está calando; el paso dado con la moción de censura y el diálogo con agentes sociales y civiles para su progreso más allá del parlamento. Su posterior sometimiento a consulta a las bases y la movilización social, es un buen ejemplo del camino a recorrer desbordante de manera democrática.

Ahora, evitemos confundirnos por la “nueva” izquierda del PSOE, que tiene de nuevo lo mismo que la trayectoria política de Sánchez, y abandonarlo todo a una sola lucha esteril en sus instituciones con un puñado de representantes sin el apoyo popular detrás. Sigamos aglutinando fuerzas por un cambio real desde abajo. Un cambio que en Podemos Región de Murcia representa muy bien la lista de Juntas Podemos.

Anuncios

REM con la huelga educativa del 9 de marzo

whatsapp-image-2017-02-17-at-18-46-21

Desde República en Marcha (REM) consideramos que la huelga educativa del9 de Marzo es absolutamente necesaria. Aunque se intente difundir la idea de que la época de los recortes ha acabado, sabemos que hay poderes muy influyentes, en Europa y en el Estado Español, que aborrecen todo lo que huela a esta escuela pública que sirve para educar a las clases populares y que están esperando cualquier oportunidad para que se reduzcan gastos en nuestra educación. Lo cierto. además, es que nuestra escuela pública sigue recortada. El fin de los recortes no llegará hasta que se reviertan todos los recortes que ha sufrido la escuela pública durante los últimos años.


Es el momento de que la comunidad educativa vuelva a salir a las calles para luchar por una educación pública de calidad. Tenemos que volver a recordar a la sociedad que nuestras escuelas se encuentran en una situación de excepción. Tenemos que volver a decir bien alto que hay que recuperar los derechos laborales perdidos por las trabajadoras y los trabajadores  de la enseñanza, que hay que recuperar las plantillas mermadas y aumentar el presupuesto destinado a la educación pública. La escuela que queremos necesita recursos.


Es necesario que la comunidad educativa se plante también contra el reverso de los recortes en educación, que no es otro que la paulatina privatización de la enseñanza. Una escuela pública vaciada de recursos es el trasfondo sobre el que pueden medrar aquellos que quieren lucrarse con el derecho a la educación. Los conciertos del bachillerato y  la FP, el cierre de lineas de la pública donde hay oferta privada concertada o la construcción de centros educativos privados en municipios en los que la red pública es suficiente constituyen la otra cara de los recortes. El plan del capital contra la escuela de todas y todos es sencillo: deteriorar lo públco, hasta que sea insostenible, para sustituirlo por la iniciativa privada.


También hay que seguir exigiendo la derogación de la LOMCE. Una ley frontalmente contestada por la comunidad educativa no puede seguir vigente por más tiempo. La nueva cantinela, para seguir manteniendo lo más perjudicial de la LOMCE, es la del inminente “Pacto Educativo”. Con ella, aprovechandose de la legítima aspiración de las y los docentes por una cierta estabilidad legislativa, los grandes partidos buscan pastelear entre ellos una nueva ley en el que la comunidad educativa vuelva a estar ausente. Sin la participación del profesorado, el alumnado, los sindicatos y los padres y madres, ningún pacto será real.


Particularmente en este momento en el que hemos obligado, a base de calle, a la mayoría del Parlamento a manifestarse contra la LOMCE y los recortes, no podemos podemos permitirnos el lujo de esperar a ver que pasa. Nuestro silencio sólo les permitirá recortar más y mantener, con cambios cosméticos, la LOMCE. Tenemos fuerza, capacidad y experiencia de la que tenemos que aprender.


Por ello, el 9 de marzo las escuelas tienen que vaciarse para llenar las calles. Desde ya hasta el día de la huelga tenemos que volver a organizar asambleas en los centros, a reactivar a las y los compañeros que tanto estamos sufriendo los recortes,  para que en ningún docente, ninguna familia, ni ninguna alumna o alumno pueda decir que no sabía que era día de movilización ¡Los recortes tienen que acabar! ¡Basta de mercadear con el derecho a la educación! ¡Ningún pacto educativo sin la comunidad educativa! ¡A llenar las calles para defender la escuela pública de tod@s para tod@s!


REM apoya la lucha de “Las Kellys”

WhatsApp Image 2016-08-17 at 22.28.21

Desde REM queremos apoyar y aplaudir la digna ducha que están llevando a cabo las limpiadoras de hotel en Benidorm en contra de unas condiciones laborales durísimas. La carga de trabajo excesiva, la precariedad, la externalización y subcontratación constituyen el telón de fondo desde el que este colectivo ha decidido organizarse en la Asociación Las Kellys.

Con su lucha están dando todo un ejemplo de resistencia y organización contra la lógica del beneficio descarnado y la precariedad que supone la externalización. Desde REM queremos apoyar su lucha y sus reivindicaciones. ¡ÁNIMO COMPAÑERAS!

WhatsApp Image 2016-08-17 at 22.28.54


Tras las elecciones, continuemos la OFENSIVA

logo.publicaciones.blog

Una de las claves de la estabilidad del Régimen consistía en que la oposición a las políticas del partido que gobernara se expresaba, desde el punto de vista electoral, o bien con el voto al otro extremo del bipartidismo (PP o PSOE) o bien con la abstención, o bien, con el voto desde la conciencia más crítica, a IU o a cualquiera de los partidos del campo de la izquierda más radical. La aparición de Podemos y el consecuente desarrollo de Ciudadanos ha dejado herido ese modelo de turnismo, y el rechazo a las políticas del PP se ha podido expresar en otras formaciones.

(más…)


Manifiesto de Republica en Marcha ante las elecciones del 20 de diciembre

A los pueblos, naciones y nacionalidades del España:

logo.publicaciones.blogEste próximo 20 de diciembre están convocadas elecciones generales. Elecciones presentadas como cruciales para nuestro futuro y son las más animadas mediáticamente desde la llamada “transición democrática”. Unas elecciones celebradas con cinco millones de parados, y diez millones de ciudadanos bajo el umbral de la pobreza y, sin embargo, con los mayores beneficios bancarios de la historia; elecciones sumergidas en la búsqueda desesperada de beneficios para el capital internacional. Pero lo cierto es que no dejan de ser el más alto ejercicio de democracia tutelada por el gran capital financiero y oligopolista europeo. Unas elecciones en las que cumplir las aspiraciones populares y el programa esgrimido por los partidos del cambio y de la izquierda queda supeditado al visto bueno de los capitales financieros asociados en la Unión Europea; en las que toda decisión popular y democrática queda sujeta al permiso de las elites financieras e industriales alemanas, como ha dejado tristemente claro el ejemplo griego.

En estas tierras agrupadas bajo el nombre de Reino de España la oligarquía, más españolista que española, se ha involucrado en el sacrificio de la libertad, protección social, y progreso; se ha empeñado en el empeoramiento de las condiciones de vida y trabajo para alimentar la tasa de beneficios que las inversiones financieras requieren. Esa minoría que controla las empresas oligopolistas españolas de la mano del capital financiero extranjero tanto árabe como europeo y norteamericano; esa casta que controla los sectores estratégicos y energéticos de nuestra economía una vez más tiene que revalidar su dominio político encauzando el creciente descontento popular hacia la integración en su legalidad, en su ideología, en su sistema de valores, su patriarcado, sus normas, sus leyes, su constitución monárquica, en su Unión Europea, que no es la de los pueblos de Europa sino la de los capitales apátridas.

En estas condiciones, la clase trabajadora, el pueblo, y la mayoría social no puede acudir a estas elecciones más que denunciando sus problemas y afianzando sus reivindicaciones sociales y políticas a modo de banderas de enganche que permitan acumular fuerzas para la verdadera batalla contra la oligarquía. Una batalla que ha de librarse en nuestro terreno, o no será verdaderamente antioligárquica y democrática; un partido que habrá que jugarse en el campo de la movilización y la participación popular entre cerrados puños; música de valores solidarios y cánticos de libertad e igualdad.

Ese partido por el cambio de verdad no se juega en estas elecciones; aquí nadie pone en cuestión la hegemonía económica de la oligarquía para conseguir el derecho a la vivienda, al trabajo, acabar con los bajos salarios, evitar los recortes en sanidad y educación, terminar con el saqueo de los oligopolios y luchar eficazmente contra la pobreza. Frenar el retroceso de derechos democráticos y propuestas socialmente avanzadas, son presentados como compatibles con la permanencia bajo el tutelaje de los grandes capitales de la Unión Europea. Parece que nadie ha aprendido del ejemplo de Grecia y se sigue soñando con mejorar las condiciones de vida y trabajo reeditando un imposible keynesianismo consumista, envuelto en ventajas y protecciones sociales ya indigeribles por la fase actual del capitalismo.

Sabemos, en definitiva, que queda trabajo por hacer y que la construcción de una sociedad democrática, justa e igualitaria que desarrolle ventajas y conquistas sociales, requiere la nacionalización de los sectores estratégicos; la recuperación de los oligopolios, una política de soberanía nacional económica y política frente a los dictados de la UE; la negativa a pagar la deuda pública generada para beneficiar a los grandes capitales, negocios especulativos y banca nacional y extranjera, la ruptura con el régimen monárquico del 78, y el desplazamiento de la oligarquía del poder político a través de un proceso constituyente que contemple la posibilidad de la Republica. Todas ellas propuestas y reivindicaciones populares en buena medida fueron clamor en las movilizaciones de las Marchas de la Dignidad el 22M.

Es precisamente porque en estas elecciones esos temas no forman parte clara de los programas de izquierda transformadora, popular y social; para limitarse a propuestas aisladas de mejora social separadas de la capacidad real e independencia nacional necesaria para poder aplicarlas; y porque en contrapartida también incorporan reivindicaciones justas de amplio calado, como el derecho a la autodeterminación, o a decidir; las cinco condiciones de la PAH (dación en pago, fin de los desahucios, alquiler asequible, vivienda social y suministros garantizados); así como buena parte de las reivindicaciones surgidas de las movilizaciones de estos pasados años, por lo que creemos que votar las candidaturas de estos partidos sirve para afirmar nuestras reivindicaciones, difundirlas, colocarlas en el terreno del concurso político de estas elecciones con vistas a recuperar la movilización por ellas; y si es posible, situarlas en el terreno de su aplicación con una victoria electoral de los partidos de izquierda que las recogen; empujándolos con la movilización a romper con el corsé que nos impone el sometimiento al capital financiero internacional y a la Unión Europea.

Votar, en estas próximas elecciones a los partidos que por unos u otros motivos han surgido, o querido aparecer vinculados parcialmente a reivindicaciones derivadas de la explosión de descontento social de estos años pasados y de ruptura sociologica con un sistema político basado en la alternancia gestionante de los intereses de la oligarquía financiera, puede contribuir a relanzar esas mismas reivindicaciones al terreno políticamente eficaz de la movilización y presión social sobre la que sustentar un verdadero cambio social y una alternativa política en profundidad al sistema. Si todo permanece dentro de sus cauces institucionales, su ideología, sus normas, sus leyes, su legalidad, su ética, su moral, y su constitución, habrán conseguido retrasar su caída como clase dominante una vez más.

Republica En Marcha (Coordinadora interprovincial y autonómica)

Diciembre de 2015


REM Madrid comienza su andadura

“El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos” Antonio Gramsci

logo.publicaciones.blog República en Marcha ha comenzado a dar sus pasos en Madrid para trabajar en la construcción de un sistema más justo y social. Empieza un capítulo nuevo de una historia que pretendemos ayude a acabar con la explotación entre seres humanos.

Nuestro criterio primero y último, el principio que entendemos que hoy marca la diferencia, es la convicción de que no es posible dar forma a un capitalismo bueno para la gran mayoría de la sociedad. La misma dinámica que tiene la búsqueda de beneficios como hilo conductor de nuestro mundo, ha llevado a una concentración de capital, que hace que haya fortunas con más poder que cualquier gobierno. El problema ya no es si podemos controlar esas fortunas, sino el hecho de que esas fortunas no se puedan controlar a si mismas. Esas inmensas cantidades de dinero, en una feroz competencia contra otros capitales, necesitan tener gobiernos aliados, recortar en derechos sociales, extorsionar a los pueblos financiera o militarmente, financiar a facciones religiosas que debiliten a otras que no podamos controlar, propiciar estados de excepción prolongados…. Y todo esto ya ni siquiera para hacer progresar a la sociedad, sino para llevarla finalmente hacia estados de guerra y miseria.

Entendemos que dentro del Estado Español todas fuerzas conservadoras se han atrincherado en el régimen monárquico, y desde ahí tratan de imponer las políticas que les interesan. Antes del inicio de la crisis, en un periodo expansivo del capitalismo, podían compartir las migajas de los beneficios con el pueblo y, a través de un cierto consenso social, mantener la apariencia de democracia. La crisis ha puesto de manifiesto que los estrechos márgenes tanto de igualdad como de democracia que teníamos impiden imponer las políticas de privatización, desregulación y recortes sociales.

Entendemos entonces que defender hoy la educación pública, la sanidad universal y los derechos de los trabajadores es, a la vez, defender un nuevo modelo político, económico y social que rompa con la lógica del capitalismo. Y es en esta lógica en la que creemos que la defensa de la III República puede constituir un paso clave que exprese a la vez la ruptura con el régimen de la oligarquía y la construcción de una verdadera democracia.
Una nueva sociedad a la que aspirar no se construye simplemente proclamando la verdad, creemos que la III República se tiene que construir desde cada espacio en los que se va a expresar el conflicto. Entendemos que en el momento actual, la presión por parte de la oligarquía se va a endurecer y las tensiones estallarán en miles de formas. Nuestra tarea es evitar que ese descontento se transforme en apatía o desaliento, sino más bien en una fuerza positiva que esté dispuesta a abordar la construcción de esa sociedad que queremos. Convencidos de que necesitamos tener ideas fuertes, propuestas concretas y una organización dinámica. Creemos en cualquier caso que se dan las condiciones para desarrollar una respuesta revolucionaria.

Hay temas pendientes de debate, puertas que hay que empujar y muros que hay que derribar. No ocultamos los problemas que existen y hay que debatir; desde la estructura de clases actual en nuestro Estado sobre la que construir una nueva sociedad, hasta los mecanismos que la oligarquía ha desarrollado para mantenerse el poder, pasando por los problemas de la democracia dentro de la organización. Nos comprometemos a abordar todos esos problemas de manera científica, sin alejarnos nunca de la gente.

Asumimos así que en este momento histórico tenemos la responsabilidad de introducir cuñas en cada grieta que se abra en el régimen, y empujar con todas las fuerzas para hacerlo caer.


Reunión interterritorial

logo.publicaciones.blogAyer, día 13 de noviembre, tuvo lugar una reunión entre REM Región de Murcia y REM País Valencià con el objetivo de desarrollar una mejor coordinacion interterritorial y aclarar nuestro papel como organizacion.

Todos los asistentes estuvieron de acuerdo en que, en la actual situación de desorientación de la izquierda, nuestro papel ha de ser el de llevar un discurso ideológico claro a los espacios de intervención en los que trabajamos. A tal fin, se llegó al compromiso de promover una Conferencia Estatal de REM en la fijemos nuestras lineas ideológicas, políticas y tácticas y progresemos hacia una mayor organicidad a nivel Estatal. A continuación algunas fotos de la reunión.