Más reciente

La calle es nuestra, no de ellos. REM ante la puesta en libertad de “La Manada”

“El Régimen nunca dará respuesta a las reivindicaciones populares”

WhatsApp Image 2018-06-22 at 12.42.38.jpeg

La puesta en libertad de los cincos jóvenes condenados por el caso de “La Manada” ha supuesto una respuesta inmediata en todo el estado. No se entiende, no tiene por qué entenderse, y ha generado un enorme cabreo y ahonda, aún más, en la sensación de desprotección de las mujeres frente a las violencias machistas.

La comparación con otras sentencias como la de Altsasu, o cualquiera de las últimas aplicaciones de la Ley Mordaza, hacen aún más incomprensible que no se mantenga en prisión a estos sujetos.

Y es que ya lo decíamos ante la detención de Evaristo, se nos está quedando una democracia estupenda.

Desde República en Marcha no podemos más que poner de manifiesto que la realidad de esta construcción sociopolítica y económica, patriarcal y capitalista, que es el Régimen del 78, jamás podrá dar solución a las reivindicaciones populares.

Reconocer lo que supone la violencia sexual sobre las mujeres sería reconocer el grado de desigualdad sobre el que se sostiene este sistema, la realidad de que hay personas prescindibles, usables, a las que se les puede hacer casi cualquier cosa, porque no son “de los suyos”, es decir, de ellos, de los que mandan, del capital (hombre, heterosexual, con poder).

Como sociedad tenemos que ser capaces de revertir la situación actual para conseguir una sociedad verdaderamente justa e igualitaria, y como feministas tenemos que ser capaces de mostrar que conseguir una igualdad real no va a pasar solo por cambiar la ley (ya vemos cómo se aplica la Ley de Igualdad, o el interés por implementar el Pacto de Estado contra la Violencia Machista), tenemos que ir a la raíz de la desigualdad, y eso implica necesariamente ir radicalmente en contra de este patriarcado capitalista.

Anuncios

Comunicado de análisis de la situación actual. Junio 2018

Moción de censura, PSOE hegemónico y camino hacia la Ruptura con el Régimen

Resultado de imagen de moción de censura eneko

Parece que haya pasado más tiempo, pero la realidad es que hace apenas unos días que el gobierno del Estado ha cambiado de manos, a la vez que se ha producido un desplazamiento importante del marco de referencia de la batalla política. Como siempre, parece que todo es normal y que no ha ha pasado nada sustancial, pero el cambio en la perspectiva ha sido grande: de visualizar a un C´s victorioso, una intensificación de las tensiones contra el gobierno, un PSOE prácticamente desaparecido, un Podemos deslizándose hacia discursos posibilistas… de repente todo cambia y parece que nos encontramos de nuevo con un PSOE hegemonico, C´s en shock y rivalizando en la oposición con el PP, éste último envuelto en batallas internas y Podemos lanzando por enésima vez un discurso de cuestionamiento de la monarquía. En fin, de nuevo Marx llama a nuestra puerta para explicarnos que la conciencia es algo muy voluble, y que el hilo conductor real de la historia es la lucha de clases. Si queremos entender qué está pasando, y queremos poder avanzar hacia un mundo más justo, tenemos que mirar debajo de las apariencias.

La moción de censura triunfante es consecuencia de la crisis de legitimidad que sufre el Régimen del 78. A pesar de que la apuesta mayoritaria de la oligarquía, plasmada en sus principales medios de comunicación, era fortalecer el recambio de un PP agotado por Ciudadanos, pronto los medios de comunicación se han sumado a la táctica de Pedro Sánchez. Sólo hay que ver el cambio de línea editorial de las principales cabeceras, como El País, pidiendo elecciones anticipadas cuando se presentó la moción y ahora demandando apoyo para el gobierno socialista; a esta estrategia se han sumado también medios tradicionales de la derecha como ABC y La Razón, publicando encuestas que suben al PSOE y descabalgan a ciudadanos.

El cambio de gobierno ha despertado esperanzas en parte de la izquierda y las clases populares, que probablemente se traduzcan en una desmovilización y actitud de espera en lo inmediato. Es entendible que el hecho de echar a un gobierno ultraconservador con tendencias fascistas, corrupto, represivo y campeón de los recortes genere cierto ánimo de cambio. Pero no nos engañemos, la afirmación de continuar con los presupuestos aprobados, que siguen lastrando la recuperación social, y el reciente descarte de derogar la reforma laboral deja claro que el nuevo gobierno va a continuar con las políticas neoliberales de su predecesor. La acción de gobierno se centrará en medidas cosméticas que no modifiquen los presupuestos. Un gobierno progresista en sus formas y reaccionario en su fondo.

En el marco de la izquierda institucional observamos pérdida de las tendencias en Podemos de carácter rupturista, vinculadas a propuestas realistas para la clase obrera y las clases populares. Pierden fuerza en todos los sentidos (estético, ideológico, político, incluso organizativo) y nos encontremos con un partido cada vez más conciliador y menos antagonista con el Régimen, incapacitado para plantear una estrategia de ruptura y, sobre todo, para alentar a las masas hacia la movilización. A pesar de las tímidas críticas a la composición del gobierno y a gobernar con los presupuestos aprobados, Podemos se ha erigido en el mayor sostenedor y garante del gobierno de Sánchez.

Desde REM pensamos que va a haber una continuación de las políticas que generan pobreza y precariedad en los trabajadores. En la medida en la que el gobierno socialista no va a poder solucionar los problemas reales de la gente, lo previsible es la desilusión y el acrecentamiento de la desconfianza hacia el status quo a medio plazo. El descontento derivado de la pobreza y la precariedad, la desconfianza creciente hacia el Régimen, y la mayor organización, derivada de movilizaciones, de las clases populares desde el 2008, generarán un marco propicio para las propuestas rupturistas, y es en este terreno en el que nos tenemos que apoyar.

En otro nivel de análisis está la cuestión del posible auge del fascismo, que puede aprovechar el descontento popular que se genere en el medio plazo. Tenemos en cuenta que ni siquiera en el terreno propicio de las movilizaciones por la independencia en Catalunya ha conseguido erigirse en una alternativa política de masas. Además, el fascismo está incluido en los partidos de la derecha del régimen, que en su representación de las élites extractivas no puede apoyar iniciativas euroescépticas rupturistas como en otros estados por ser una burguesía muy dependiente del mercado europeo. Aun así, debemos ser audaces en presentar una propuesta política de ruptura que ilusione y no lance a las masas al abrazo de hierro del fascismo.

Recordamos que en los momentos de movilización es cuando surge el terreno propicio para dar el mensaje de ruptura y organizar a los trabajadores en la conquista de mejoras sociales. La expresión de este descontento, a nivel político, puede no revestir la forma republicana en un primer momento y puede desatarse por cualquiera de las múltiples fracturas que tiene el Régimen: desde la solidaridad con los presos políticos, hasta un conflicto laboral concreto, pasando por la exigencia en el cumplimiento de sus promesas. Ahora bien, nuestra tarea será siempre conducir la lucha hacia un marco realista de transformación social, y eso finalmente debe revestir la forma de confrontación con las élites extractivas y su régimen.

Como propuesta política, creemos que toca avanzar en el seno de la izquierda rupturista una propuesta alternativa que genere un espacio de contrapoder. Nuestra apuesta es la creación de un bloque democrático-popular que plante cara al Régimen con una alternativa progresista para las clases populares y se apoye en los movimientos sociales que han plantado cara a los recortes durante estos años de políticas austericidas. Nosotros apostamos por la alternativa republicana como andamiaje que conduzca a la unidad de las luchas.

 

Unidas para transformar nuestra Región. República y anticapitalismo

Desde República en Marcha, animamos a participar en la concentración convocada por las Marchas de la Dignidad de la Región Murciana para el 9 de junio, día de la Región, donde la mayoría de colectivos, organizaciones y gentes que creen que otra Región es posible, confluyen sus luchas para empujar unidas por una alternativa política y económica en manos de la mayoría de la población.

Entendemos que el orden actual dominante solo garantiza desigualdad, corrupción y represión. El Régimen del 78 para perpetuarse en el poder y reproducirse solo tiene esas respuestas para las clases trabajadoras. Las actuales estructuras de poder se configuraron principalmente en la Transición pero vienen de más lejos, el golpe de estado franquista y su dictadura son la base sobre la cual se sustenta el desarrollo capitalista contemporáneo español. Ahora, dentro de las estructuras del Régimen, el nuevo gobierno del PSOE viene acompañado de la exigencia de reversión de recortes y relajamiento represivo que, por supuesto, el PSOE solo está en condiciones de satisfacer en forma de gestos. Así, sus políticas decepcionarán y las esperanzas depositadas en este gobierno presionarán en sentido contrario. Las clases populares de la Región sufren doblemente ese reparto de poder, debido a la opresión propia del sistema y a su particular desarrollo dependiente respecto a otras regiones y más desigual dentro de la propia comunidad.

Así, nos encontramos en nuestra tierra una gran diversidad de colectivos que desde varios frentes luchan contra las tendencias destructivas sistémicas. Mientras exista la opresión, habrá resistencia y en Murcia hay mucha. El 9J -y las iniciativas similares de unidad popular- creemos que son el camino a seguir para responder mejor a cada lucha parcial que desde un prisma atomizado encuentran difícil solución pero que unidas al resto de luchas del pueblo trabajador por igualdad, sostenibilidad, democracia y solidaridad pueden encontrar mejor respuesta como sociedad e individuos.

El soterramiento, la apuesta por servicios públicos, trabajo y vida digna para todas las personas, protección del medio ambiente, feminismo, etc. Son necesidades de la mayoría que no pueden ser garantizadas por este sistema y que tienden a peligrar. Por lo tanto, el aporte de REM al 9J es señalar la ruptura democrática, económica y popular con las clases dominantes y su Régimen Monárquico como objetivo unitario para que esas necesidades no sean una mercancía a negociar, sean un derecho. Las contradicciones que existen en este sistema son irreconciliables, existe un gran desarrollo productivo de las sociedades basado en el trabajo de las clases obreras, mientras de manera surrealista desde un punto de vista humanista, pero lógico en el capitalismo, mucha gente no puede pagarse la vivienda, trabaja 60 horas a la semana para ganar una miseria e incluso en otros países mueren de hambre mientras una pequeña élite especula, roba y se enriquece a costa de esa desigualdad. Vemos como ordenan construir aeropuertos fantasmas, auditorios vacíos, dividir ciudades, recortar en servicios públicos para llevarse grandes mordidas y contratos. Vemos como utilizan todos sus poderes contra las clases populares: nos pegan en las vías, nos multan por protestar, nos manipulan con sus medios de información, nos dejan sin trabajo, pensión, etc.

El 9 de junio salimos a la calle a decir que otra Región es posible, que nuestras luchas son legítimas, beneficiosas para el pueblo trabajador y que sabemos que para llevarlas a cabo hace falta una ruptura política y económica, la cual tiene nombre, III República. El pueblo unido en su diversidad y sus intereses comunes por un mejor futuro, social e igualitario.

REM ante la Moción de censura

El Régimen se resquebraja y de nuestra capacidad de reacción como sociedad organizada, dependerá que lo que surja sea meramente reformista, o suponga un momento de transformación social, política y económica, que nos lleve por fin a superar este sistema y conseguir de verdad aquello de democracia, libertad y justicia social; es decir, República.
Tras la última sentencia de la Gürtel los acontecimientos se precipitan. Es urgente echar al Partido Popular. Cierto es. Pero ¿sería posible una coalición de gobierno que posibilitara un cambio en las políticas aplicadas hasta ahora? Con los presupuestos aprobados, la aplicación del 155 y la “Ley Mordaza”, ¿sería el Gobierno resultante capaz de hacer una apuesta clara por lo social? ¿Se podrá dar respuesta a pensionistas, organizaciones feministas, trabajadoras y trabajadores precarios, marea verde, marea blanca, una apuesta por los servicios sociales?.

Y en el caso de que hubiese elecciones anticipadas, ¿no parece sensato pensar que estaríamos ante una nueva distribución de escaños que siga sin darnos grandes mayorías y obligue a gobernar en coalición, con signo progresista o con signo conservador?

La realidad es que volverá a ser la calle la que marque la agenda, nuestra capacidad de movilización y las exigencias que plantee la sociedad organizada serán lo que marque el futuro más inmediato. Cuanta más presión social, mayor capacidad de situar en la agenda política nuestras reivindicaciones. Solo así tendremos alguna posibilidad de que el próximo año no esté marcado por las políticas neoliberales y represoras y se apueste por lo social y el debate democrático.

Forzar el discurso de los partidos más progresistas hacia compromisos reales e imposibilitar que se pueda justificar la continuidad de las políticas del Partito Popular, dependerá de la fuerza de la movilización y de nuestra capacidad para llevar los conflictos puntuales al verdadero marco de las desigualdades, el propio sistema económico y político, este Régimen del 78 que ya no deja lugar a dudas sobre su origen franquista y nos lleva a la pobreza, la exclusión social y la persecución de cualquier disidencia dentro del sistema.

Nuestro objetivo debe ser sumar todas las luchas, sindicatos, pensionistas, feministas, Marchas de la Dignidad, No + Precariedad… con un objetivo claro, mostrar las contradicciones del sistema. Gobierne quien gobierne, la única forma de conseguir todos nuestros objetivos es la ruptura con el régimen.

REM ante la detención de Evaristo

20180529_214347Hay que ver qué democracia tan chula se nos está quedando. Raperos exiliados, punkis bajo arresto, tuiteras condenadas, corruptos en la calle y Borbones en el trono. Atado y bien atado.
La Guardia Civil retiene y denuncia a Evaristo Páramos de La Polla Records: “Un rey no es rey por voluntad divina, sino porque sus antepasados se lo montaron divinamente”, cantaba Evaristo en Real como la vida misma.
La represión es un arma del Estado para imponer su dominio, en este país, tristemente utilizada desde el 36. Este repunte actual responde principalmente a la creciente contestación general, la crisis política y la debilidad del Régimen.
El Régimen del 78, en sus últimos coletazos, muestra su genética franquista. De nuevo vemos a la intelectualidad teniendo que elegir entre cárcel o exilio por atreverse a poner voz a los oprimidos.
Si su moral prohíbe que nadie proteste, esta vez, no diremos amén.
Solidaridad y respuesta ante sus agresiones. Ruptura republicana como necesidad popular.20180529_214347

¡A ESTUDIAR, interinos!

¡A estudiar!

IMG-20180524-WA0014

Gracias a los representantes de la administración andaluza ya sabemos lo que tenemos que hacer el profesorado interino de Andalucía. Nos tenemos que poner a estudiar. Sonia Gaya entrevistada en Canal Sur (por supuesto, sin representantes de los interinos que pudieran dar respuesta), tira balones fuera: no solo prometiendo algo que no se atreven a firmar, que todos los interinos trabajarán el próximo curso,  sino que siquiera menciona lo que pasará los siguientes cursos, como si con enseñarnos el caramelo nos pudiera dejar contentos. Ha sido incapaz de ir al fondo de la cuestión: las tasas de interinidad en el Estado español, también en Andalucía, son excesivas, no solo es que Europa nos ha exigido acabar con esas tasas, sino que son completamente injustas ¡Y esto es ni más ni menos porque, cuando había que convocar plazas, nunca se convocaron! Miles de profesores interinos que, en su absoluta mayoría ya han aprobado las oposiciones, no saben qué va a ser de su futuro porque, aunque se necesitaron esos docentes, no se sacaron las plazas que tocaban. En fin, a hincar los codos.

“¡A estudiar!”, nos dice Gracia Fernández, delegada de la Junta de Andalucía, después de ser interpelada por huelguistas. Y aquí, tanto en la actitud paternalista y condescendiente como en el contenido de lo que todo lo que dice después, se revela de qué va todo esto. Son incapaces de entender lo que significa ser interino, son incapaces de entender a la gente, son incapaces de hablar honestamente porque los únicos aplausos que esperan no son los de la gente, sino los de las grandes empresas.

La lucha del profesorado interino en Andalucía está siendo todo un ejemplo. Estamos aprendiendo que lo que en un principio parecía una lucha por intereses particulares, es una lucha que esconde tanto una reivindicación laboral muy clara, como la defensa de la escuela pública. Y este es el origen y centro de todo el problema: el desprecio que tanto a nivel estatal como andaluz de la Escuela pública, el dejarse llevar por el gobierno por los postulados neoliberales. Si destruís la escuela pública, esto solo puede traducirse en un profundo descontento ¿O qué queréis? Si tenéis a 20.000 interinos, trabajadores que en su mayoría con su oposición aprobada, dando tumbos por toda la región durante años y siempre con la espada de Damocles de las oposiciones y de los recortes sobre nosotros, ¿qué pretendéis? Que el alumnado que vive la falta de recursos, de sustituciones, de desdobles, la masificación…, no responda. ¿Qué queréis? Que las familias trabajadoras que tienen que pagar tasas altísimas, o que ven cómo se va laminando la igualdad de oportunidades, no tenga ganas de protestar.

Esta lucha, la fuerza que están teniendo las asambleas y los debates, nos está armando y está poniendo sobre la mesa todos esos problemas. Con cada día de huelga, con cada asamblea, con cada manifestación, con cada escrache, estamos dando un mensaje claro de lo que queremos a la Administración. Queremos un Plan de estabilidad y eso pasa por una educación pública de calidad. Le estamos diciendo, además a toda la comunidad educativa de la escuela pública, que la mejor manera de defendernos es la unidad y la lucha.

Para esto necesitamos seguir manteniendo el pulso, necesitamos, ya no ánimos de los compañeros, sino implicación; necesitamos funcionar en reuniones y asambleas; necesitamos valentía. Porque, no lo olvidemos, al final, como colectivo, tendremos lo que nos merezcamos.

A estudiar, sí, por supuesto. A estudiar la manera de que personas que hacen de la política un oficio o un cálculo, personas que de socialistas no tienen ni los andares, personas que representan más a aquellos que no van a la escuela pública porque se van a la privada o concertada donde solo se juntan con gente de bien y orden, esas personas no tengan posibilidad de gobernar.

Mientras estudiaremos para las opos, claro (no hace falta que nos des lecciones), pero también pelearemos para que haya justicia con todas y todos los interinos, para que haya un Plan de Estabilidad, para que nuestro trabajo sea digno y para que la educación pública sea una prioridad. Lo vamos a conseguir porque, no lo olvidéis: Docentes, luchando, también están estudiando.

¡VIVA LA LUCHA DEL PROFESORADO INTERINO!

¡VIVA LA HUELGA INDEFINIDA!

¡VIVA LA ESCUELA PÚBLUCA Y LOS QUE LA DEFIENDEN!

Y el 28 de mayo, ¡todas a Sevilla!

Construïm república

img-20180514-wa0017.jpg

El domingo 13 de mayo un nutrida representación de fuerzas políticas y sociales nos dimos cita en Sagunto. Justamente la ciudad donde a finales de 1874, se produjo el alzamiento militar que puso fin a la I República y consagró, el dominio político y económico de una oligarquía, -que excepción de breves periodos durante la II República- perdura hasta nuestros días.
En Sagunto a 13 mayo de 2018 se sucribió un manifiesto al que se adhirieron una cincuentena de cargos públicos, además de otros colectivos del País Valenciano, reivindicando la República, como forma de Estado, que permita expresar libre y democráticamente las diferencias nacionales que hoy componen el Estado Español, además de darle solución a los graves problemas económicos y políticos que hoy atenazan a la mayoría social.
En el acto, en que participaron senadores, y diputados, se contó con la presencia, y la solidaridad de juntas y colectivos republicanos de Andalucía, Madrid, Navarra, y Cataluña.
Especialmente aplaudida fue la emotiva intervención de Pilar Lima senadora por Podemos, cuando reivindicando una sociedad mas justa, plural y diversa, instó al heredero de la corona española apartado de la sucesión por cuestiones físicas a presentarse a las elecciones.

El contenido completo de la declaración de Sagunto, que reproducimos a continuación, significa la apertura de un proceso, que además de ser extendido en los plenos de los ayuntamientos municipales, debe ser la señal de salida que ponga en pie un movimiento ciudadano y democrático que conviertan a los pueblos que hoy forman parte del Estado español en dueños de nuestro propio destino.

DECLARACIÓ REPUBLICANA DE SAGUNT

A Sagunt, a 13 de maig del 2018, en el mateix lloc en què un pronunciament militar va restaurar la monarquia borbònica, nosaltres, càrrecs públics elegits democràticament pel poble valencià i ciutadania valenciana, proclamem unànimement que:


Reivindiquem i donem suport a un model d’Estat que supere la Monarquia amb processos constituents i que permeta desenvolupar els drets essencials dels valencians i les valencianes que el Règim de 1978, després de 40 anys, ha demostrat nul·la voluntat per a permetre, com son unes condicions laborals i socials dignes, la llibertat d’expressió i llibertats polítiques plenes, el finançament just i el dret a decidir. Per la República!

 

A %d blogueros les gusta esto: