Más reciente

REM, autocrítica o esterilidad

rem-transpa.png

Artículo de José Navarro

El título es duro, pero acaso puede ser de otra manera ante la sangría política que supone para el proletariado (clase social que se gana la vida vendiendo su fuerza de trabajo) su no organización política fuerte de manera independiente. Alguien puede decir, “ok, ¿y eso que tiene que ver con REM?” REM se define en su página web (y en sus documentos de manera similar) como:

“REM forma parte del movimiento en la búsqueda de la igualdad y libertad que acompaña toda la historia de la humanidad y que sirvió de base al surgimiento del moderno socialismo científico durante el capitalismo. Es pues el Socialismo nuestro objetivo estratégico, un socialismo que no solo expulse la explotación, sino también todas las formas de opresión y discriminación: raciales, sexistas, físicas, culturales y clasistas”.

Todavía pueden surgir las preguntas de: “¿qué es el proletariado; que es el socialismo; existe el capitalismo; organización independiente del proletariado, te refieres a IU o a Podemos?” o algunas personas pueden afirmar: “esos tiempos ya pasaron, la gente no entiende eso o con esa teoría nunca conseguiremos nada”. Ante las posibles primeras preguntas (siempre refiriéndonos al marco interno de REM), solo cabe la autocrítica más dura ante la organización y los militantes que estamos construyendo. Ante las segundas afirmaciones, solo pueden ir en consonancía con la pérdida del norte en las primeras preguntas o con la repudia a los documentos organizativos de REM. Sea cual sea el caso, ambos exigen un cambio de rumbo, la modificación de la organización para cumplir las exigencias de conocimiento necesario para discernir un punto de vista de clase teórico y organizativo apropiado a nuestra posición de clase y objetivos, o, la modificación de los documentos para ajustarlos a la realidad organizativa actual.

Actualmente REM no está cumpliendo sus propios documentos ni su propia esencia. Para llegar a esta conclusión lo mejor es analizar las declaraciones y los hechos. Primero declaraciones:

En el último comunicado de REM “Nuestro análisis de las elecciones (REM Murcia) 06-06-2019”, terminaba afirmando lo siguiente:

“Nuestra tarea en este momento debe ser consolidar las organizaciones que tenemos, reforzar la organización, hacer valer la importancia de un proyecto revolucionario frente al reformismo y la socialdemocracia y establecer lazos con otras organizaciones que planteen un cambio de Régimen y sistema.”

Este párrafo deja entrever que REM es una organización revolucionaria, que está organizada, que no es reformista y que busca relacionarse con otras organizaciones revolucionarias (por lo de cambio de sistema, ya que el cambio republicano dentro de una democracia burguesa, solo supondría cambios cuantitativos, no cualitativos, es decir, monarquía o no, no cambia la esencia de la falsa democracia burguesa).

Si nos vamos a otro artículo de análisis político, de hace casi un año (la publicación de contenido similar tan separado en el tiempo también es significativa), 20-08-2018, nos encontramos las siguientes afirmaciones:

“Pero aún en el caso bastante improbable de que no fueran pasajeros y que al final nos esperaran otros diez, veinte o treinta años de posible paz, lo que se necesita es construir alternativa que parta de lo que sí que va a ser estable: que el capitalismo hoy ya no va a ofrecer de ninguna manera una creciente sociedad del bienestar, sino un empobrecimiento y precarización cada vez más agudos. Ahora presentarse como soporte crítico del Régimen y del sistema, tal y como fue durante décadas IU, evidentemente no va a ayudar.

El mensaje de Ruptura, agresivo, que erosione y haga posible el asalto de los cielos es necesario. Una apuesta por unir en torno a un mensaje de ruptura de manera nítida. Uno puede ser muy Republicano en teoría y muy poco en la práctica. No olvidemos al PCE de Carrillo o incluso al PSOE republicano y juancarlista. Los juegos y embustes pueden ser muchos. En fin, casi peores que los monárquicos son esos Republicanos que no tienen ni un poquito de valor, ni sentido estratégico y hacen malabarismos para que la gente siga doblando el lomo.

Lo que necesitamos es ser realistas, decir a la gente que nuestro futuro es el de no ser siervos ni vasallos y organizar a las clases populares en torno a un futuro entre iguales, lo otro es descontento, farsa y desilusión.”

En estos párrafos podemos sintetizar las siguientes claves: las tendencias capitalistas al aumento de la desigualdad son impepinables, acabar con el capitalismo o evidenciar esas leyes no lo hará el reformismo, para tomar el poder es necesario un mensaje de ruptura, necesitamos organizar a las clases populares.

Ahora nos vamos a los hechos frente a las afirmaciones de los últimos textos:

– “organización revolucionaria” frente a intervención política en el grupo Podemos (reformismo). También ha habido intervenciones como REM en otros espacios. Aquí, al no tener las cortapisas de un grupo contrario a tu ideología, la mayoría de veces si tienen un carácter revolucionario, al menos en las proclamaciones teóricas (leasé diferentes manifiestos), pero que no se corresponden muchas veces con un trabajo práctico en el mismo sentido. Por ejemplo: 1 de mayo, llamamiento a un proyecto en abstracto de ruptura (¿por que no un plan concreto de intervención sindical para hacer avanzar posturas revolucionarias y luchar contra el fraccionalismo o lo mismo en el campo comunista?). 8 de marzo, llamamiento para ir a las calles (¿por qué no una intervención concreta en las organizaciones feministas y con mujeres no organizadas para lograr avanzar posturas de clase en el movimiento?).

– “REM está organizada” frente a:

  1. a) Cancelación de proyecto de charlas informativas unitarias para constituir una plataforma republicana autonómica, que luego se hizo estatal pero que luego…
  2. b) Intención de hacer un congreso pero al final somos pocos y encima vienen las elecciones
  3. c) Unos participan en Podemos y otros no, sin saber bien de todas las personas que están en REM quienes son de REM.
  4. d) No somos capaces de hacer un llamamiento a votar a Podemos u otras organizaciones en las autonómicas y europeas de manera conjunta.
  5. e) No existe coordinación (cada uno lleva una linea política de intervención, diferente a la que se acuerda en el estatal, ejemplo de las charlas o el congreso) ni disciplina entre los diferentes territorios (idem lo anterior) ni incluso dentro de los mismos (unos en Podemos y otros en IU, unos en bloque a Podemos, otros otro partido, otros solo REM, otros semiactivos…
  6. f) La prensa de la organización es intermitente y raquítica. La información sobre sus miembros y localidades no está centralizada, puedes a veces encontrar más info de REM en un perfil personal que uno de la organización.

– “relaciones con otras organizaciones revolucionarias” frente a compartir espacios de lucha con otras organizacines revolucionarios y no revolucionarias, pero no de manera sistemática  ni con el objetivo concreto de conquistar el poder.

– “Las tendencias capitalistas al aumento de la desigualdad son impepinables, acabar con el capitalismo o evidenciar esas leyes no lo hará el reformismo” frente a trabajo en espacios de grupos políticos socialdemócratas o pequeño burgueses, es decir, fortaleciendo al reformismo. Tampoco en espacios de masas se ha elaborado un plan sistemático para intervenir en el sentido revolucionario.

– “Para tomar el poder es necesario un mensaje de ruptura, necesitamos organizar a las clases populares” frente a alimentar al reformiso, su mensaje y sus organizaciones, contribuyendo a la propia desorganización de las clases trabajadoras.

Hemos podido comprobar someramente que REM no está cumpliendo su tarea revolucionaria, según sus principios. Un análisis exahustivo de REM no es fácil, porque su propia desorganización hace que su organo de comunicación principal, el blog, no se actualice con sus movimientos, o al menos, los últimos, por ejemplo, en él no puedes encontrar la candidatura de REM en Elx o las formaciones que se están llevando con las juventudes y su crecimiento.

De todas maneras, es fundamental analizar la situación de REM profundamente para conocer en que momento sus afirmaciones teóricas y organizativas se han separado e incluso si sus propias bases son fuertes para los objetivos planteados. Esta tarea incumbe a todas y todos los miembros que piensan que REM, como organización, es útil, y definir de que manera, ya que a partir de este momento, ante toda la organización, este artículo lo pone en cuestión.

Puede que alguien proponga posponer el debate o no realizarlo. No lo veo una opción debido a la extrema debilidad organizativa descrita en el artículo, su alargamiento solo la debilitará más ante la falta de unidad teórica y práctica. También sería otra falta a los principios de REM, basados en el debate honesto y constructivo. Además, este debate no incumbe solo a REM, las partes más consciente de las clases trabajadoras observan como esta organización puede caminar de manera efectiva hacia la construcción revolucionaria, utilizando la rica historia de la que presume beber en sus escritos, el socialismo científico, o seguir en la práctica alimentando el capitalismo, debido al espontaneismo, división, falta de disciplina y una praxis reformista y voluntarista.

Anuncios

Nuestro análisis de las elecciones (REM Murcia)

Resultado de imagen de elecciones 2019 caricaturaEl régimen se recompone. Los resultados electorales, con la victoria del PSOE, la caída de Podemos, la consolidación del bloque conservador y la entrada de la ultraderecha, dan testimonio y apuntalan esto. Se da por finiquitada la etapa de respuesta popular en la que las clases populares responden a las políticas del Régimen desde un horizonte básicamente de vuelta a la sociedad del bienestar. Esto es, fin del periodo que va desde las primeras movilizaciones en defensa de los servicios públicos y contra los primeros recortes, pasa por la irrupción del 15M, el desarrollo de espacios como la PAH, las mareas, las Marchas de la Dignidad (aunque estas, claro está, contuvieran más elementos antisistema), la aparición de Podemos como movimiento aglutinador de la izquierda institucional y social, pero que canaliza la lucha hacia la batalla institucional en detrimento progresivo de la movilización, y finalmente su conversión en partido socialdemócrata que sólo se aspira a rivalizar con los partidos del Régimen en la gestión del capitalismo. Pasamos de un periodo en el que el IBEX-35 se veía incapaz de ofrecer una respuesta sólida y duradera que sedujera a las clases populares empobrecidas, a la vez que de confianza en las posibilidades de éxito de las clases populares, a un periodo en el que los poderes económicos cierran filas con los partidos que son o pueden ser sus gestores (PSOE, PP, Cs, VOX) y las clases populares tienen menos perspectiva de conseguir victorias en torno a sus intereses a corto, medio o largo plazo.

Los duros ataques a Unidas Podemos, desde los instrumentos del Régimen, tras las elecciones, tienen varias funciones. Dos funciones tácticas: favorecer los acuerdos PSOE-Cs y limitar su capacidad de intervención política (la de Podemos) en caso de un gobierno en solitario; así como ahondar en la división y debilitamiento de la organización. Una función estratégica: humillar a la organización (y a los sectores populares que representa) que se ha atrevido a plantear una línea, en el parlamento, independiente de la deseada por las distintas facciones de la oligarquía. Evidentemente, prefieren unas clases populares dóciles y desesperanzadas y la ridiculización de sus referentes sirve para que la gente pierda la esperanza.

En cualquier caso, la virulencia de los ataques a una organización que, en esencia, no sobrepasa los límites de la socialdemocracia, nos debe hacer conscientes de los que vendrán contra organizaciones que planteen en definitiva suprimir la propiedad privada de los medios de producción. Vamos, acabar con su forma de dominio.

No perdemos de vista que Podemos es una organización frágil. Lo fue en su periodo de movimiento más rupturista (aunque entonces contaba con las energías de unas clases populares movilizadas) y lo es ahora como partido socialdemócrata (representante de los intereses de las profesiones liberales y pequeña burguesía), porque ni cuenta con estructura, proyecto claro, implantación… ni con fortaleza ideológica capaz de resistir las embestidas del Régimen. Esa debilidad es la que ha hecho que, ante pequeños problemas se desmorone. Y es aquí donde hay que localizar el problema central de Podemos, la causa de las mismas divisiones, los constantes cambios de dirección desde posiciones más radicales a menos radicales. Lo probable es que siga decepcionando simplemente por su incapacidad de cumplir las expectativas que genera.

Parece que, en la actualidad, las divisiones serán la tónica. Y esas divisiones van a ser profundamente tóxicas para la izquierda, porque será muy difícil distinguir los argumentos honestos (no olvidemos que muchos de los dirigentes de Podemos conocen perfectamente los argumentarios revolucionarios) de los arribistas o chiringuiteros. Puede ser interesante participar en esos debates según nuestro entorno, pero siempre para arrojar luz desde la perspectiva de la utilidad de determinada posición en torno a la construcción de Unidad Popular y siempre desde la conciencia de la distancia de nuestra línea con la de Unidas Podemos. El debate honesto será importante, pero más importante asumir la tarea práctica de dedicar tiempo a la construcción de Unidad Popular.

En cualquier caso, una cosa positiva del actual periodo es que se debilita la propuesta socialdemócrata como vía posible para conseguir dulcificar el capitalismo. El último golpe electoral que ha recibido Podemos es también la puesta en evidencia de la limitación de esas posiciones. Una consecuencia inmediata de lo que consideran fracaso electoral de Unidas Podemos es que muchos arribistas y muchos de los que nos hablaban de la necesidad de una izquierda moderna se van a ir a su casa. Dos retos que vamos a encontrar en este sentido: por un lado es que gente honesta y posibles revolucionarios también van a vivir la desilusión. A esta gente hay que indicarle la necesidad de insertar la lucha en un proyecto más a largo plazo revolucionario. Y, por otro lado, que escucharemos a menudo el discurso de que el fracaso real de podemos se debe a su “radicalización”. Hay que crear argumentario para responder a estas tendencias.

Por otra parte, como decíamos, parece que lo probable sea o un gobierno del PSOE en solitario o un gobierno PSOE-Cs que asegure cierta estabilidad y docilidad a las políticas de la oligarquía. Sean cuales sean los gobiernos autonómicos, locales y estatales que tengamos, a medio plazo las políticas irán encaminadas a poder exprimir más a las clases populares en beneficio de los poderes económicos. No olvidemos que el capitalismo sigue en crisis, que los espacios de inversión rentable de los capitales están bastante capados y que, en definitiva, desde los gobiernos van a apostar por políticas de recortes. El descontento y la frustración tendrá consecuencias, desde la movilización por la conservación de derechos y el crecimiento de las fuerzas revolucionarias hasta el crecimiento de la ultraderecha.

Con respecto a esto último, entendemos que, efectivamente, la ultraderecha es imprescindible para la actual fase del capitalismo. Dividir, someter y adoctrinar a la clase obrera es la consecuencia clara de sus políticas. Y, en un momento en el que el capitalismo necesita continuas huidas hacia delante, el fascismo, si no cambiamos las cosas, irá imponiéndose. VOX es el partido, de momento, que les ha venido bien para rescatar al PSOE, pero será también el partido que utilizarán si las clases populares responden con contundencia a las políticas del IBEX-35. Construir el espacio de unidad de la izquierda netamente antifascista debe ser una de las tareas claves de la izquierda.

El independentismo catalán ha abierto una brecha tan grande en el Régimen que es aquí donde seguimos encontrando una de las debilidades más claras a la solidez de este, aún en el actual momento de recomposición. El independentismo y el movimiento por el derecho a decidir ha servido para resquebrajar el modelo de Estado que asegura la democracia de la oligarquía (y dictadura de los mercados para el pueblo), y aglutinar un movimiento popular que ha tenido, y tiene, mucho potencial emancipador. Eso sí, sólo en los territorios del Estado con presencia importante del independentismo (Cataluña y Euskadi). El problema es que en gran parte del Estado Español ni siquiera la lucha por los derechos y libertades del pueblo catalán y el rechazo de la barbaridad de la aplicación del 155 sirve para aglutinar un movimiento de solidaridad. Más bien ha servido para despertar y reforzar el nacionalismo español, tan íntimamente unido a la derecha y la oligarquía. (Como no podía ser de otra manera, a esto ha contribuido la manera en la que la izquierda parlamentaria se ha puesto de perfil). En cualquier caso reconocemos que, en los últimos tiempos, ha sido el único movimiento que ha puesto realmente en aprietos al Régimen. Está por ver cómo se ubica desde sus nuevas posiciones en el parlamento y cómo va a actuar el nuevo gobierno que se forme. Por nuestra parte consideramos que es necesario, por una cuestión de cordón sanitario democrático (y de principios), mantener la solidaridad con dicho movimiento.

Por último conviene señalar que una característica esencial de este periodo tiene que ver con la velocidad en la que se suceden los ciclos. Decíamos al principio que el régimen se recompone, pero los tiempos ya nos son iguales que antes. La pobreza y precarización creciente de la clase obrera que exige la actual etapa del capitalismo, también nos lleva a concluir que la estabilidad del régimen ya no va a ser cosa de décadas, probablemente ni siquiera de años. El PSOE en breve demostrará que es incapaz de cumplir sus promesas y esto llevará a una nueva recomposición del tablero.

En otro espacio analizaremos con detalle cómo se encuentra el campo popular al margen de la izquierda parlamentaria. Por su importancia para comprender la situación merece la pena señalar la batalla contra el Régimen del 78 y por la III República, que, ante el debilitamiento de la propuesta de conciliación, probablemente empezará a mostrar el potencial como aglutinador de luchas, anclado en las luchas del pasado y horizonte esperanzador de un país más justo. Por supuesto depende de nuestro trabajo que esto sea así. El movimiento feminista, que por su lucha contra el patriarcado (íntimamente relacionado con la sociedad de clases y el capitalismo) tiene un importante potencial de ruptura, aunque por contener entre sus reivindicaciones fácilmente asumibles por el sistema puede ser un adormecedor de la lucha. RIvalizar con el feminismo burgués y desarrollar un buen argumentario (y una buena práctica) de feminismo de clase será una de las claves de los próximos tiempos. Las luchas obreras debidas a los intentos de explotar más a las y los trabajadores siguen activas y se activarán, pero además se está desarrollando un nuevo movimiento obrero contra el trabajo precario que el sindicalismo más tradicional es incapaz de acoger.

Nuestra tarea en este momento debe ser consolidar las organizaciones que tenemos, reforzar la organización, hacer valer la importancia de un proyecto revolucionario frente al reformismo y la socialdemocracia y establecer lazos con otras organizaciones que planteen un cambio de Régimen y sistema.

1 de mayo para fortalecernos

img-20190428-wa0030267975517.jpg

El próximo 1º de mayo lo viviremos en medio de un momento electoral que se desarrolla en una atmósfera de miedo a la posibilidad de un gobierno con fuerte presencia de la ultraderecha.
Cuando escribimos este comunicado no sabemos aún los resultados, pero sí tenemos claro que estos condicionarán la movilización de la izquierda el Día del trabajador (también los meses posteriores). Una derrota de la derecha contundente, una subida de lo que la izquierda y gran parte de la clase trabajadora reconoce como sus representantes, dará confianza a nuestra clase sobre sus capacidad de unirse. Un ascenso de VOX o de la derecha en general, exigirá un repliegue.
Lo hemos dicho mil veces, es muy difícil, si no imposible, que los parlamentos a través de las elecciones perturben las líneas generales del capitalismo y, además, sabemos que los procesos electorales mantienen la ilusión de que con el poco trabajo de votar cada cuatro años e ir a alguna que otra manifestación podemos cambiar las cosas y controlar a los verdaderos poderes económicos. Ahora bien, evidentemente tanto buenos resultados en lo inmediato pueden suponer momentos de confianza de los sectores populares que hay que aprovechar para organizar y movilizar, como un gobierno favorable, que en su programa real contenga la defensa de los derechos de nuestra clase, puede facilitar la organización y la movilización.
Y es esa confianza, esa movilización y organización la que puede cambiar las cosas que realmente importan.
De eso se trata en este momento precisamente. La políticas más agresivas del capitalismo llevan años arremetiendo contra las condiciones de vida de nuestra clase mientras que las élites económicas siguen aumentando sus beneficios. Solo algunos datos: El número de trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE) autorizados por las autoridades laborales o comunicados a las mismas subió un 25,9% en enero en comparación con el mismo periodo de 2018, más de 2,6 millones de trabajadores están en situación de pobreza; la última edición de la EPA cifra en 2,96 millones las horas extraordinarias que cada semana los trabajadores efectúan sin cobrar por ellas ni recibir a cambio una compensación en forma de descanso; el informe anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre ‘Perspectivas sociales del empleo mundial’ señala a España por el aumento de la temporalidad en los últimos años; uno de cada cinco trabajadores jóvenes está en riesgo de pobreza; Cerca de 5 millones de trabajadores no llegan ni a mileuristas; el gasto en protección social del Estado Español, cuatro puntos por debajo de la media de la UE; El Estado Español a la cola de Europa en ayudas a la vivienda y contra la exclusión social. Y mientras las empresas del Ibex 35 han ganado un 11,3% más desde 2008 mientras que los salarios han disminuido un 4,2%, los ejecutivos del Ibex ya han ganado en 2019 tanto como un trabajador medio en todo el año.
Este aumento de la explotación y la desigualdad es la condición para que la clase obrera busque alernativas que les den esperanza de una vida mejor. La batalla política que se libra en estas elecciones es también la de dónde vamos a proyctar las soluciones.
La tarea de las personas y organizaciones revolucionarias es la de aprovechar en este momento la receptividad de la clase obrera a un mensaje político y trabajar por la organización y la moviliazción en torno a un proyecto que pretenda superar los estrechos márgenes que permiten nuestras “falsas democracias”.

REPÚBLICA EN MARCHA LLAMA A LOS SECTORES POPULARES Y PROGRESISTAS DE LOS PUEBLOS DE ESPAÑA A VOTAR LAS CANDIDATURAS DE UNIDAS PODEMOS

img-20190425-wa000944271929.jpg

En estas próximas elecciones nos jugamos mucho. Si el pueblo y las fuerzas progresistas nos situábamos en 2015 ante un escenario de ofensiva popular y de proceso destituyente (incluso hablábamos de proceso constituyente) hoy nos situamos ante una ofensiva de los sectores oligárquicos y de ultraderecha y hemos de situarnos a la defensiva.
Mucho habrá que analizar sobre el porqué de este indudable retroceso de la izquierda y de las fuerzas populares. Pero en lo inmediato varios peligros se ciernen sobre los intereses de las clases populares y sobre la convivencia democrática de los pueblos de España; el ascenso de la ultraderecha es uno, pero no el único. Es obvio que las halagüeñas perspectivas electorales de los fascistas de Vox y la entusiasta predisposición de PP y Cs (aunque este trate de disimular con el cinismo oportunista que les caracteriza) nos llevaría en caso de victoria del bloque derechista a un gobierno contra la clase obrera, las clases medias, los jóvenes y mujeres, así como la diversidad nacional, cultural y sexual. En última instancia contra la democracia ( las amenazas de Vox con cerrar canales de TV están en ese plano). POR TANTO ESTAS ELECCIONES SON CONTRA LA DERECHA EN CLAVE ANTIFASCISTA.
No obstante hemos de recordar que el PSOE es históricamente un partido del régimen del 78 al servicio de las clases dominantes, no olvidemos que importantes sectores de su cúpula desean gobernar con Cs ( de hecho, ese es el pacto de gobierno preferido por las oligarquía). La experiencia reciente nos demuestra que un pacto de esa naturaleza significa en lo inmediato una política de recortes y ultraliberal a la par que de reforzamiento del régimen..

POR TANTO ESTAS ELECCIONES SON TAMBIÉN CONTRA LA DERECHA LIBERAL QUE REPRESENTA QUE EL PSOE PACTE CON Cs.
SÓLO UN VOTO PUEDE FRENAR A LA VEZ EL AVANCE DEL FASCISMO Y QUE EL PSOE SE VEA EN UN CONFORTABLE PACTO CON Cs EN EL QUE NO SE VEA OBLIGADO A HACER REFORMAS PROFUNDAS NI A TOCAR EL STATUS QUO. SÓLO HAY UN VOTO ÚTIL PARA LAS CLASES POPULARES Y QUE PERMITA AVANZAR HACIA LA UNIDAD POPULAR: EL VOTO A UNIDAS PODEMOS.
Esto no significa por nuestra parte la petición de un apoyo incondicional. Es obvio que Unidas Podemos y los partidos que la conforman ha cometido graves errores. Uno de ellos lo estamos viendo en esta misma campaña; la reivindicación de la Constitución del 78. Reivindicar aspectos positivos de ésta como horizonte es un grave error por tres motivos:
– Es una táctica extemporánea y desfasada. Ya la planteó Anguita en los 90 y la izquierda fue superando esa consigna hacia una reivindicación de la ruptura democrática, el proceso constituyente y la unidad popular. Esa táctica supone por tanto un retroceso para la izquierda y las clases populares.
– Es una táctica boomerang. Crearle a nuestro pueblo la falsa ilusión de que los derechos sociales y democráticos son posibles desarrollando o cumpliendo la Constitución del 78 se nos vendrá encima cuando las clases populares se vean frustradas cuando vean que sus intereses no se desarrollan en el régimen del 78 por algo evidente: es imposible. El régimen del 78 no es del pueblo sino de las oligarquías.
– Es una táctica oportunista. No podemos ser republicanos los lunes y defensores de una lectura progresista de la. Constitución del 78 los martes. Crea confusión y nos resta credibilidad.
Por ello RECHAZAMOS LAS RFERENCIAS A LA CONSTITUCIÓN DEL 78 QUE HAN HECHO LOS CANDIDATOS DE UNIDAS PODEMOS EN CAMPAÑA.
NO OBSTANTE TAMBIEN RECHAZAMOS EL IDEALISMO DE LA AUTODENOMINADA IZQUIERDA REVOLUCIONARIA QUE PIDEN ABSTENCIÓN O EL VOTO A OPCIONES ULTRAMINORITARIAS O PINTORESCAS (animalistas,…) SIN TENER PRESENTE LA REALIDAD Y LA CORRELACIÓN DE FUERZAS REALMENTE EXISTENTA.
POR TANTO REAFIRMAMOS NUESTRA PETICION DE VOTO A UNIDAS PODEMOS COMO ÚNICO VOTO ÚTIL FRENTE AL FASCISMO Y LA DERECHA Y HACIA LA UNIDAD POPULAR.

Llamamiento a la huelga general feminista del 8 de Marzo

52800223_2108493745901632_7280321285886836736_n

Desde República en Marcha llamamos a toda la ciudadanía a sumarse al llamamiento de los movimientos feministas en la huelga laboral, de cuidados, de consumo y estudiantil.

Las reivindicaciones feministas se han convertido en la punta de lanza de una lucha por la igualdad, por la vida digna, por la protección del medio ambiente, que apuntan directamente a la línea de flotación del sistema económico capitalista.
Leer el resto de esta página »

¿Está la monarquía en crisis? Por José Avilés

106-72-huesos

Viñeta autor Eneko

El presente artículo está destinado al debate abierto dentro de República en Marcha en relación a las próximas elecciones europeas, locales, y autonómicas de mayo. Posteriormente se hará otro sobre los nacionalismos.

Aunque se recurre a hechos históricos conocidos, es solo para después sacar conclusiones en este mismo artículo.

Leer el resto de esta página »

Intervención de REM en el Encuentro Estatal por la República

Foto: Algustín Millán

Buenos días compañeros y compañeras. Es para mi una gran satisfacción estar entre tantos compañeros y camardas republicanos.

Desde REM consideramos que ha llegado la hora de salir de las catacumbas políticas. Pasar de una primera etapa de difusión del republicanismo como expresión de la voluntad de unidad del pueblo. El franquismo fue la recuperación del poder político por la oligarquía que por un breve periodo de tiempo, el periodo de la II República, lo había perdido. La monarquía y su constitución del 78 no es más que la adaptación de la vieja oligarquía para seguir ostentando el poder robado a las clases populares durante la guerra contra las fuerzas nazi-fascistas que el capitalismo lanzó contra las clases populares de los pueblos de España. El franquismo resultó doblemente peligroso, tanto por las crueldades cometidas y los muertos sobre los que se edificó, como por el poso ideológico que ha dejado y que se proyecta aún después de la muerte de Franco. Ese poso es la monarquía que nos legó pero también la falsificación de la historia de lo que es España.

Leer el resto de esta página »

A %d blogueros les gusta esto: